Los estudiantes trabajaron intensamente durante nueve horas para crear sus prendas con ropa reciclada. | Daniel Espinosa

0

Fomentar al máximo la creatividad y la originalidad lanzando además un mensaje reivindicativo sobre la enorme cantidad de ropa y complementos que acumulamos en nuestro día a día sin sentido. Bajo estas dos premisas básicas se ha concebido la primera edición de la Marató de reciclatge creatiu de roba d’Eivissa que están organizando de forma conjunta la Fundació Deixalles y l’Escola d’Arts d’Eivissa en colaboración con el Consell d’Eivissa.

Según explicó ayer a Periódico de Ibiza y Formentera Raquel Martínez, coordinadora de todos los proyectos sociales de la Fundació Deixalles, se trata de una idea que se realiza siguiendo el ejemplo de la que se lleva haciendo en Mallorca desde hace cinco ediciones y que ahora, después de tener que suspenderse en 2020 debido a la pandemia del coronavirus, se ha recuperado con mucha ilusión.

De hecho, la primera jornada que se vivió ayer en l’Escola d’Arts resultó todo un éxito. Están participando un total de 24 alumnos, distribuidos en 15 equipos, y fue todo un éxito ya que no todos ellos están estudiando el ciclo formativo de Modelismo e Indumentaria. «Aquí en la escuela nos falta tiempo para sumarnos a iniciativas que consideremos interesantes para nuestros alumnos y esta es una de ellas, y además, si algo nos ha caracterizado es que acogemos a estudiantes muy creativos como se ha vuelto a demostrar con el gran interés que ha despertado en la comunidad educativa este maratón», explicó ayer a este periódico una orgullosa Marian Ferrer, directora de l’Escola d’Arts.

De hecho, Ferrer destacó el alto nivel de implicación de toda la comunidad educativa con la idea. «Está siendo genial porque todo el mundo se ha prestado a participar, desde los profesores a los alumnos, y eso es muy positivo porque además estamos ayudando a lanzar mensajes positivos como que para hacer un vestido o un patrón espectacular no siempre hay que usar ropa nueva y que es necesario reciclar porque sufrimos un problema muy grande a nivel global de desperdicio textil».

Un problema sobre el que incidió también Raquel Martínez. «Es fundamental concienciar a la sociedad sobre todos los problemas derivados del consumo no responsable y de lo necesario que es reducir nuestra huella ecológica porque en la Fundació Deixalles, en otras asociaciones y en los contenedores se acumulan cada vez más toneladas de ropa usada, deteriorada o en mal estado a la que cada vez es más difícil encontrar una salida si no es con iniciativas originales como estas».

1000 kilos de ropa
El Marató de reciclatge creatiu de roba d’Eivissa comenzó ayer con un concurso del modelado y confección de un diseño o conjunto de vestir durante una jornada intensiva de nueve horas que se prolongó desde las 09.00 a las 18.00 horas.

El inicio ya de por sí fue tremendamente original. Mediante un sorteo cada equipo supo en el momento qué tipo de maniquí le tocaba, su talla o si tenía piernas o brazos y la máquina de coser que podía emplear. Una vez adjudicados se lanzaron a seleccionar las prendas que querían para sus propuestas entre una montaña de una tonelada de ropa de segunda mano procedente de Deixalles y en la que según explicó Raquel Martínez había prácticamente de todo. «No ha sido fácil hacer la selección porque hemos quitado complementos, zapatos o ropa en mal estado, rota o sucia y porque al final hemos traído también ropa de cama, cortinas, boas o plumas».

Con todo ello los concursantes dieron rienda suelta a su habilidad y su originalidad atreviéndose con todo tipo de propuestas. Delfina Bianco, amante de la sastrería y estudiante de segundo curso del ciclo de moda que termina este año, decidió apostar por las americanas y los trajes elaborados a través de faldas u otras piezas como corbatas para los top o percheras con la idea «de sacar las piezas de los sexos o roles que están previamente establecidos», el dúo formado por Carla Peralta y Rómulo se decidieron «por un pantalón muy ancho con bastantes bolsillos y un original top y una chaqueta» o Cristina Peñalva se animó por convertir unas cortinas «en un vestido de noche con inspiración en los años 90 y un diseño icónico de Gaultier».

Exposición en Deixalles
Tras el maratón de ayer los diseños de los 15 equipos quedarán expuestos hoy y mañana en las instalaciones de la fundación Deixalles donde podrán ser admirados por el público y también por el jurado.

Los encargados de otorgar el primer premio, dotado con 600 euros, serán Bartomeu Carbonell, maestro de l’Escola d’Arts, los diseñadores locales Nadège Seguim (Fashion Revolution) y Jean Pierre López, el conseller de Medio ambiente Vicent Roig y Xesca Martí, directora de la Fundació Deixalles.
Los ganadores se conocerán el viernes en una gala en el Auditori de Caló de s’Oli de Cala de Bou a partir de las 18.00 horas.