Contenedores de basura. | Imagen de Manfred Richter en Pixabay

La recogida de la fracción orgánica a actividades registradas como productoras singulares (supermercados, restaurantes y hoteles) en lo que va de 2022 ha alcanzado las 665,30 toneladas, cifra que supone multiplicar por cuatro los valores registrados en los seis primeros meses de 2021. Este aumento se basa en un incremento generalizado de la actividad en el municipio y en la mejora de la separación por fracciones que hacen dichas empresas, pero también por el incremento de negocios que se han sumado a la incorporación de la quinta fracción o ‘contenedor marrón’.

Entre enero y junio de este año, el servicio municipal de recogida y transporte de residuos ha recogido un total de 12.958,92 toneladas residuos, incluida la recogida selectiva, una cifra sensiblemente superior a las 10.989,66 TM del mismo periodo de 2021, aunque supone una bajada de 468,71 toneladas de residuos menos (-3,5%) respecto al 2019. Cabe destacar la evolución de la cantidad de ‘rechazo’ recogido ya que, en lo que va de año, es de 9.084 TM, lo que supone un10,45% más que el año pasado, pero una reducción del 14,91% respecto al mismo periodo del 2019.

Este incremento se traduce también en una subida de la recogida selectiva, que a pesar de suponer un 29,9% del total de residuos sólidos urbanos, representa más del 50% de esas casi 2.000 toneladas más de basura que se han llevado a los diferentes contenedores en los últimos seis meses respecto al mismo periodo de 2021. En concreto, toda la recogida selectiva ha alcanzado en la primera mitad del año las 3.874,16 toneladas, 1.110 TM más que un año antes.

Cuarta Fracción

Noticias relacionadas

Buena parte de este incremento en la recogida de las fracciones que son recuperables y que no tienen por qué acabar en el vertedero la tiene la implantación de la recogida de la fracción orgánica entre los denominados ‘productores singulares’, empresas que generan volúmenes destacados de residuos y que en el caso del contenedor marrón son las ligadas a la alimentación (supermercados, bares, restaurantes, cafeterías y hoteles u hostales con servicio de comedor). En este caso se ha pasado de las 165,06 TM recogidas en los dos primeros trimestres de 2021 a las 665,3 de lo que llevamos de 2022.

Este aumento, que supone multiplicar por cuatro los valores del ejercicio pasado, se basa en dos factores. El primero de ello es común a toda la recogida de residuos. Se aprecian valores más elevados en mayo y junio, fruto de una mayor actividad económica y mayor presencia de población que en 2021 debido a las mejores previsiones. El segundo es específico del servicio de recogida de orgánica y supone el hecho de una implantación progresiva y más minuciosa, con más empresas adheridas a este servicio, lo que demuestra la mayor concienciación de las empresas al respecto. Actualmente se cuenta ya con 200 contenedores de este tipo repartidos entre las empresas del municipio, siendo la cantidad de impropios (‘cosas’ que no deberían ser depositadas en ese contenedor) recogidos en esta fracción del 2,33%, la mitad que la media insular.

En el resto de fracciones también hay incremento, no tan significativo, por llevar más tiempo trabajando su recogida. Así, el papel es la fracción más numerosa, con 1.216,94 TM (9,39%) recogidas frente a las 928,02 (8,44%) del año pasado, casi 300 toneladas más. En el caso del vidrio, el aumento es también de casi 250 toneladas, al pasar de 877,25TM (7,23%) a 1.014,66 TM (7,83%). Y, finalmente, en el caso de los envases, la diferencia es de un centenar, al pasar de 877,25 M (8,05%) a 977,26TM (7,54%).