Vista de la calle Pere Francés de Vila. | Daniel Espinosa

De los 15 proyectos presentados por el Ayuntamiento de Ibiza para conseguir financiación extraordinaria de los fondos europeos Next Generation, solo siete han logrado hasta ahora el dinero solicitado. Estas peticiones han sido formuladas por el Consistorio bajo la dirección de la concejal del área, Elena López, y del director de proyectos, Vicente Torres Benet. Además, el Ayuntamiento ha contratado para ello los servicios de dos consultoras privadas diferentes.

De los proyectos que han quedado fuera de esta financiación extraordinaria destaca el de la remodelación de la calle Pere Francés. El Ayuntamiento tiene previsto iniciar las obras el próximo mes de enero. Según figura en la documentación municipal a la que ha tenido acceso Periódico de Ibiza y Formentera, solicitó a estos fondos 2,3 millones de euros con el objetivo de adecuar y modernizar «el trazado viario y para los viandantes, mejorando las condiciones de uso del peatón y la bici». La petición ha sido «denegada provisionalmente por falta de presupuesto».

Los fondos Next Generation son un mecanismo activado por la UE con el fin de facilitar la salida de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 a los países de la unión. España recibirá en total 140.000 millones de euros, que se repartirán a través del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Hasta el momento, España ha recibido 21.300 millones de euros de los Next Generation.

La Marina y Dalt Vila

Noticias relacionadas

Denegado ha sido también el proyecto presentado para el «impulso del modelo comercial y turístico de la ciudad de Ibiza a través de la digitalización del espacio comercial urbano». En este caso, el Consistorio había solicitado 302.121 euros pero el proyecto no ha sido seleccionado. Tampoco lo ha sido plan de «revitalización y sostenibilidad turística de La Marina y Dalt Vila». El Ayuntamiento solicitó con este fin ayudas por un importe de 3,6 millones de euros.

Fuera de los fondos europeos ha quedado también el proyecto Eivissa verda, natural i participativa, para el que el Ayuntamiento gobernado por Rafa Ruiz había pedido 2,6 millones de euros como subvención. En este caso, la petición se formuló ante la Fundación Biodiversidad, que gestiona los Next Generation para «actuaciones dirigidas a la renaturalización y resiliencia de las ciudades españolas».

Pendientes

Quedan aún cuatro proyectos pendientes de resolución. Así, dentro del Programa de Ayudas a las Entidades Locales para la rehabilitación de edificios públicos, Vila ha solicitado 1,89 millones de euros para la reforma y mejora energética de la Casa Consistorial. También ha presentado una solicitud para «personal para el Ayuntamiento» por valor de 1,55 millones de euros. Se trata de una petición formulada dentro de «la convocatoria del programa de ayudas Primera Experiencia Profesional en las administraciones públicas», que también cuenta con financiación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que se nutre de los fondos Next Generation.

Pendiente de resolución permanece también el proyecto presentado para la convocatoria de «ayudas para el apoyo a mercados, zonas urbanas comerciales, comercio no sedentario y canales cortos de comercialización». En este caso, el proyecto de Vila tiene un coste de 242.000 euros. Y, finalmente, queda también por resolver una solicitud de 1,9 millones de euros para el proyecto «Eivissa, digitalización y accesibilidad de su núcleo histórico». En este caso, el Consistorio ha solicitado una subvención de 655.416 euros al Govern balear y otra por el mismo importe al Gobierno central.

El apunte

3,5 millones para el carril bici

De los cinco proyectos presentados por Vila para los Next Generation, solo dos pueden considerarse como propios del Consistorio. Se trata del de la red de carriles bici, que ha logrado una partida de 3,5 millones, y de otro para la digitalización de comercios, que se financiará con 204.000 euros. El resto son ayudas que vienen marcadas por otras administraciones, como los 3 millones para el Patrimonio de la Humanidad o los 603.000 euros para la creación de 67 plazas de educación infantil de 0 a 3 años.