Imagen de la protesta contra la masificación que se celebró en Ibiza. | Irene Arango

La plataforma de entidades Canviem el rumb ha emitido un comunicado este sábado para exigir la creación de una mesa de negociación con las instituciones competentes para «abordar de forma conjunta los desafíos y amenazas que afrontan las Pitiusas». Según afirmaron en un comunicado remitido a los medios de comunicación, esta solicitud se produce «a raíz de la creciente preocupación ante los graves problemas que afectan a Ibiza y Formentera, como el monocultivo turístico, las dificultades de acceso a la vivienda, la crisis climática y medioambiental, la precariedad laboral y de los servicios públicos como son sanidad, educación y pensiones», afirmaron. En este sentido, consideraron que todos «estos problemas van mucho más allá de la masificación turística; son sistémicos, estructurales y afectan de manera muy transversal y muy especialmente en la clase trabajadora, en las personas jóvenes y en las economías más empobrecidas».

Así, quieren abrir un «debate ciudadano» en el que participen agentes sociales, administraciones públicas y asociaciones. «Para canalizar las exigencias de la ciudadanía y de los colectivos que se adhieran, la plataforma plantea la creación de una mesa de negociación permanente a la que se puedan abordar de forma abierta, transparente y participativa las problemáticas sociales que sufren las islas», según afirmaron.

Protesta en Palma
Por otra parte, Mallorca calienta los motores de la segunda gran manifestación contra el turismo que se celebrará el próximo domingo, 21 de julio y que recorrerá las calles de Palma. Si en la primera convocatoria que organizó la entidad Bancs delTemps de Sencelles hubo a más de 10.000 personas protestando contra la masificación turística, esta vez la plataforma Menys Turisme, Més Vida, que reúne a 80 entidades, colectivos y movimientos sociales de Mallorca, convoca la nueva fecha y espera que sea «un punto de inflexión, un golpe sobre la mesa, y el inicio de acciones y movilizaciones en las cuatro islas, no solo en la Isla, que se extenderán más allá del verano». Esta marcha multitudinaria forma parte de la campaña Canviem el rumb! Posem límits al turisme que lanzaron el pasado 21 de junio en las cuatro Islas. Se desconoce si el 21 de julio habrá también una protesta en Ibiza. Aunque la próxima manifestación es el resultado de «muchos meses de trabajo en asambleas abiertas» con grupos locales en todo el Archipiélago, lo que esperan es que acciones como estas y las futuras convocatorias tengan una repercusión internacional en los mercados emisores.