Imagen de archivo de un camarero en una cafetería de Baleares.

En 2023, faltaron en España a su trabajo cada día 1,5 millones de personas. Con respecto a 2018, el incremento del absentismo laboral ha sido del 62%. Las empresas de Ibiza no son ajenas a esta situación, que preocupa cada vez más en todo el país. Así lo ha confirmado el presidente de la Pimeef, Alfonso Rojo, quien, en declaraciones a Periódico de Ibiza y Formentera, ha señalado que «en la asamblea de nuestra patronal estamos todos de acuerdo en que, en este problema, se ha evolucionado en los últimos años hacia una mayor laxitud».

Rojo ha dejado claro que, si una trabajador está enfermo y ha de acogerse a una baja médica, «se tiene que respetar». Pero los empresarios no se refieren a estos casos. El problema está en esos trabajadores que «con un mínimo síntoma» deciden no acudir a su puesto de trabajo «uno o dos días». «El médico no les llega a dar la baja», ha explicado Rojo, «pero sí un justificante para esos dos días». «Son mecanismos que están ahí para ser utilizados pero muchos trabajadores los usan con un mínimo síntoma», ha añadido.

En todo momento, el presidente de la Pimeef deja claro que no se cuestionan «las bajas médicas justificadas o de larga duración». «Con eso ya contamos que puede pasar», ha señalado, «estamos hablando de bajas de corta duración y de gente que te avisa media hora antes de empezar su jornada. Te llaman para decirte que están malos y que no pueden venir». En empresas con las plantillas muy ajustadas, como casi todas en Ibiza en estos momentos, «eso es un problema grave porque el resto del personal es el que se resiente».

Ante esta situación, ha señalado Alfonso Rojo, «algunas empresas intentan sobredimensionar las plantillas para evitar el problema, pero la mayoría tienen los trabajadores contados porque en Ibiza ahora mismo es complicado encontrar empleados». Sobre el trabajador medio que suele utilizar esta artimaña, Rojo tiene claro que se trata fundamentalmente de empleados jóvenes, «sin arraigo con la empresa, que hoy están aquí y mañana están en otro lugar». «Es un problema que afecta sobre todo a las empresas que no tienen equipos cohesionados y que tienen plantillas jóvenes», ha añadido, «y es verdad que son una parte pequeña de estas plantillas pero su actitud genera más carga de trabajo en los compañeros y, lo que es peor, falta de confianza en esos mismos trabajadores. Es algo que afecta a todo el equipo y que nos preocupa. Es un problema en cuya solución hay que empezar a trabajar».

«Relajación a nivel nacional»
De un modo simular se pronuncia el gerente de la Federación Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (FEHIF), Manuel Sendino, quien ha recordado que se trata de un problema que «afecta a todos los sectores» y ante el cual hay «mucha preocupación». Sendino ha indicado que hay «una relajación a nivel nacional» ante esta situación y ha añadido que «parece que todo es por dejación».

El gerente de la FEHIF ha señalado que, además, este absentismo laboral dificulta la acción de la empresa, sobre todo ante ausencias de última hora o no previstas: «Llegas por la mañana y te encuentras con varias personas de baja sin ir al médico. Como empresa, es muy difícil actuar. Tienes una regulación horaria, por ejemplo, pero todo se ha funcionarizado tanto que se ha encorsetado demasiado el trabajo diario».

Sendino cree que este incremento del absentismo laboral está muy relacionado con los cambios sociales que ha experimentado España en los últimos años. En su opinión, «la cultura ha cambiado y la gente joven no tiene adoración por el trabajo». A esto se suma, ha denunciado, «la acción de unos gobiernos que les acompañan buscando sus votos».

La secretaria autonómica de Trabajo, Teresa Cabrer, también ha apuntado esta semana al problema del absentismo laboral como preocupante. Cabrer ha señalado que el Govern va a comenzar a «analizar» los datos relativos a este problema porque es cada vez más elevado en Baleares. Un problema, ha señalado, que «incide mucho en la productividad» de las empresas y que «repercute en la sobrecarga de trabajo del resto de las plantillas».