Cálida tarde de la Inmaculada

Forada celebró ayer el día de su patrona con una temperatura inusual

|

Valorar:
No faltó 'vi pagès', que algunos se atrevieron a beber en porrón.

No faltó 'vi pagès', que algunos se atrevieron a beber en porrón.

Las madres del colegio público Buscastell habían preparado, además de pasteles, cocas y bizcochos, chocolate para entrar en calor. Tomarlo fue cuestión de gusto, ya que la temperatura de ayer fue más primaveral que propia del mes de diciembre. «Lo que recaudemos de la rifa y de la comida irá dirigido a las actividades extraescolares de los pequeños», explicaba ayer Julia Alfaro, madre de Yara, de 3 años, que había elaborado una apetecible tarta de chocolate y plátano.
Al concluir la misa, que este año no estuvo oficiada por el obispo de Eivissa, Vicente Juan Segura, sobre las seis y media de la tarde, todos los miembros de la Colla de Buscastell hicieron su aparición en la carpa, mientras algunos jóvenes se entretenían jugando al futbolín. «Yo quiero que gane el Real Madrid», decía Carlos, sin dejar de mirar el balón de madera. «Bueno, pero antes ha ganado el Barça», respondía otro de los niños, que prefería divertirse así a ver el ball pagès que acababa de comenzar.
Otro grupo, esta vez de adultos, probaba suerte con los bolos y el juego de anillas que había instalado a la entrada de la carpa, y cuya recaudación también irá dirigida al colegio de Buscastell. «Hemos ganado una botella de hierbas ibicencas, de wishky, unas palas y un juego, algo especial, de baseball», comentaban Laura, Carmen, José Carlos y Toni, cargados con sus trofeos.
Al día grande de las fiestas patronales de Forada no faltaron el alcalde de Sant Antoni, José Sala; o la concejala de fiestas, Lidia Prats, entre otras personalidades políticas. Tampoco faltó, al concluir la actuación de la colla, el convite a orelletes y vi pagès, que algunos vecinos, los más habilidosos, se atrevieron a beber en porrón. La mayoría optó por la seguridad que da beber en vaso de plástico.
También se entregaron ayer los premios para los niños que participaron en el concurso de dibujo. Las decenas de creaciones decoraban una de las paredes de la carpa. «Yo he participado con un cuadro en el que pinté un barco con un hombre pescando», comentaba Paula Montero, de 9 años, que no tenía muy claro si podría ganar o no.
El buen clima de ayer hizo que la fiesta de Forada todavía se alargara un buen rato.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.