Sant Joan ahorra 15.000 euros en 6 meses con la caldera de biomasa de la piscina

| Eivissa |

Valorar:
preload
La caldera que calienta el agua de la piscina de Sant Joan se abastece con restos de madera triturada.

La caldera que calienta el agua de la piscina de Sant Joan se abastece con restos de madera triturada.

10-03-2016 | Arguiñe Escandón

El Ayuntamiento de Sant Joan ya se ha ahorrado 15.000 euros desde que a finales del pasado verano se instaló en la piscina municipal una caldera de biomasa, que sustituye a la anterior de gasóleo. Además, esta caldera se abastece totalmente con madera procedente de los bosques del municipio. «Una de las condiciones que le pusimos a la empresa es que, siempre que pudiese, suministrase a la caldera leña de nuestro municipio, con lo que limpiamos nuestros campos, ahorramos energía y dinero y no contaminamos», explicó ayer el alcalde de Sant Joan, Antoni Marí. Desde el Consistorio de Labritja calculan que la instalación de esta caldera de biomasa supondrá un ahorro económico de entre el 20 y el 25 por ciento.

Cien por cien sostenible

Con la puesta en marcha de la caldera de biomasa el complejo polideportivo del municipio de Sant Joan se abastece completamente con energías renovables, ya que ésta proporciona alrededor del 65% de la energía térmica necesaria, mientras que el resto lo aporta el más de medio centenar de placas solares instaladas hace seis años en el tejado del edificio principal.

La inversión total para la instalación de la caldera ha sido de 161.572 euros (IVA incluido), con una subvención de 100.000 euros del programa europeo Leader de ayuda al desarrollo rural.

Desde el Consistorio explicaron ayer que la caldera de Sant Joan, que es capaz de proporcionar 150 kilovatios de potencia, consume un camión de astillas de madera por semana, de alrededor de 5.500 kilos, y supone una reducción del 95% en las emisiones de CO2 a la atmósfera. Para alimentar de forma constante esta caldera, se necesita anualmente una superficie de 7,5 hectáreas forestales.

Además de la instalada en el complejo polideportivo de Sant Joan, en la isla de Eivissa hay otras dos piscinas públicas que funcionan con biomasa, la de Sant Josep y es Raspallar, también subvencionadas por el grupo Leader y que también utilizan madera de la isla. Estas instalaciones han supuesto la creación de dos empresas de gestión forestal y extracción de biomasa.

Carraca

señaló que la intención del equipo de gobierno es «seguir apostando por este tipo de energías» y no descarta utilizar la biomasa en otros edificios municipales, como los colegios.

A la presentación de esta instalación asistieron, además del alcalde de Sant Joan, el director general d’Agricultura i Ramaderia del Govern, Mateu Ginard, el conseller de Medi Ambient, Miquel Vericad, y el director insular de Medi Rural i Marí, Vicent Tur.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.