Eivissa Medieval 2016

Arranca la Feria Medieval con los ojos puestos en el cielo

| Eivissa |

Valorar:
preload
Las puertas del Portal de ses Taules se abrieron a las 18.40 horas después de que todos los grupos de animación se presentaran en sociedad.

Las puertas del Portal de ses Taules se abrieron a las 18.40 horas después de que todos los grupos de animación se presentaran en sociedad.

05-05-2016 | Arguiñe Escandón

A partir de este momento queda inaugurada para vuestro divertimento el Mercado Medieval de Eivissa!». Así anunciaba el maestro de ceremonias, Arnau de Cremallera Teatre, el inicio oficial de la Feria Medieval, tras presentar los 10 grupos que realizan los espectáculos callejeros: malabaristas, músicos, caballeros medievales, trovadores y otros personajes que parecen sacados de la película Brave Heart.

Cientos de personas se agolparon frente al Portal de ses Taules para ver la presentación. El momento más espectacular fue cuando un halcón alzó el vuelo desde lo alto de la muralla para traer el pregón, documento que llevaba en sus garras y que fue leído por el maestro de ceremonias.

Tras la inauguración una manada de gente atravesó el Portal de ses Taules adentrándose ya en el Mercado Medieval. Los 170 puestos estaban preparados con comerciantes venidos de todas partes, incluso de Japón.

La plaza de la Catedral está monopolizada por Companatge, con carnes, embutidos y comida ibicenca. El resto de paradas son las de siempre: pasteles, productos ibéricos, quesos, jabones, perfumes, artesanía ibicenca, cuero, joyas y bisutería, e incluso un método natural de depilación.

Lo que es novedad y vale la pena destacar es el espectáculo de Legend Especialistas. Cuatro caballeros con sus escuderos se enzarzan en un torneo de lucha medieval en medio del parque Reina Sofía convertido en un campo de justas medievales. Cada caballero representa un color y el público tiene que animar al que le corresponde según el lugar donde esté sentado. Una competición muy realista, en la que los caballeros acreditan su destreza en el manejo de las armas y se implica al público desde el primer momento.

Así, aunque el primer día de la Feria Medieval quedó un poco deslucido, la lluvia aguantó. Se vieron capuchas y paraguas. Todos estuvieron pendientes del cielo, sobre todo los comerciantes. Y es que ya lo dice el refrán: A calles mojadas, cajas secas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.