Sant Antoni compensará la nueva tasa de recogida de basuras con una rebaja en el IBI

| | Sant Antoni (Eivissa) |

Valorar:
preload
Momento en el que los concejales del equipo de gobierno votan a favor de la nueva ordenanza fiscal. Foto: R. J. P.

Momento en el que los concejales del equipo de gobierno votan a favor de la nueva ordenanza fiscal. Foto: R. J. P.

22-12-2016

El pleno del Ayuntamiento de Sant Antoni aprobó ayer de manera definitiva, con la abstención del grupo popular, la nueva ordenanza fiscal de la tasa de recogida de basuras y utilización del vertedero.

El tripartito finalmente ha contemplado dos de las cuatro alegaciones presentadas por el grupo municipal popular y aunque rechaza una tercera por cuestiones técnicas, aplicará una rebaja en el Impuesto de Bienes Inmuebles para compensar la nueva tasa de 35 euros por la recogida de basuras a domicilio.

Tal y como anunció el concejal de Medio Ambiente, Pablo Valdés, el consistorio disminuirá el tipo a aplicar sobre la base imponible del IBI del 0,81 al 0,79 para el próximo año. «Como tradicionalmente en este ayuntamiento el coste de la recogida ya estaba incorporado en el IBI lo que hacemos es reducirlo y compensar una cosa con la otra», precisó.

El equipo de gobierno rechazó la petición del PP para que se mantenga la zonificación en el pago del recibo de basuras. «Hasta ahora, establecimientos del mismo tipo pagaban diferente en función del lugar donde estuvieran situados. Creemos que lo que realmente marca la capacidad de generar residuos es el volumen que tengan. Por tanto cuando hay un sobrecoste por exceso de metros, con esto queda resuelto», explicó el teniente de alcalde de Reinicia.

En la nueva ordenanza, por tanto, se contemplan importes de 3.200 euros para locales de comida rápida, venta para el consumo fuera del establecimiento, bodegas, comercios mixtos y supermercados integrados en grandes superficies.

Las cantidades fijadas en la ordenanza suponen un mínimo que se incrementará si los establecimientos tienen más de 120 o 200 metros cuadrados.

Precisamente otra de las alegaciones hacía referencia a la definición de bodega, un tipo de establecimiento que el equipo de gobierno pretendía gravar, según Valdés, porque «potencialmente genera problemas en el municipio».

Finalmente en el epígrafe anterior se incluirán como bodegas aquellos establecimientos en los que más del 40% de su superficie se dedique a la exposición al público de bebidas alcohólicas.

El equipo de gobierno también aceptó una alegación referente al cobro de la tasa de recogida de residuos (de 39,21 euros) por amarre en el puerto o el club náutico. A petición de los populares se añade al texto que «la correspondiente liquidación se efectuará a las entidades que gestionen, supervisen o autoricen un conjunto de concesiones administrativas».

El portavoz del grupo municipal popular, Pepe Sala, mostró su satisfacción por que se hayan estimado buena parte de sus alegaciones, aunque mandó un ‘recadito’ a sus rivales políticos: «Se nos había dicho a través de algún medio que hacíamos una oposición demagógica y que sólo pretendíamos retrasar la aprobación de la tasa, y nos satisface ver que se han estimado nuestras alegaciones». Por este hecho, el PP cambió el signo de su voto del ‘no’ a la abstención.

LA NOTA

Bonificaciones a jubilados y viviendas rurales

La nueva ordenanza que entrará en vigor el 1 de enero contempla bonificaciones en los casos de las viviendas rurales, que pagarán 20 euros anuales, y para aquellas personas que acrediten haber utilizado las deixalleries al menos cuatro veces al año, que sólo pagarán 10 euros.

También habrá exenciones para las viviendas habitadas por jubilados cuya renta no duplique el salario mínimo interprofesional y para las viviendas ocupadas por personas en situación de vulnerabilidad, que no pagarán nada si acreditan su situación mediante informe de Servicios Sociales. Los contribuyentes que domicilien la cuota y no sean deudores tendrán una reducción del 2% en su cuota.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.