Atropellada por una temeridad al volante

| | Eivissa |

Valorar:
preload
La Policía Local acotó la zona donde se produjo el accidente y posterior arrollamiento en el que perdió la vida una joven que se encontraba en el arcén.

La Policía Local acotó la zona donde se produjo el accidente y posterior arrollamiento en el que perdió la vida una joven que se encontraba en el arcén.

09-02-2017 | DANIEL ESPINOSA

Una sucesión de fatalidades e irregularidades se llevó ayer por delante la vida de Vanessa Patricio, una joven de 32 años que falleció en el acto arrollada por un vehículo implicado en un choque lateral en Sant Jordi.
«Escuchamos un fuerte golpe y vimos a los dos coches cruzados en la carretera. Luego nos percatamos de que había otra víctima fuera de la calzada. Un horror. Ha sido Vanessa, pero podría haberle pasado a cualquiera de la zona». Así relataba un testigo el fatídico accidente ocurrido minutos después de las 9 de la mañana en el vial de servicio de Sant Jordi al aeropuerto, a la altura de Iborra hermanos Food Service.
La víctima, empleada del concesionario de Volkswagen próximo al punto del siniestro, caminaba por una zona donde aparcan los trabajadores y se disponía a cruzar al otro lado. En el centro de la calzada, un turirmo Seat Altea iniciaba la maniobra hacia la izquierda para acceder al aparcamiento cuando fue golpeado lateralmente por un Land Rover Discovery que realizaba un adelantamiento.
Impacto mortal
Según las primeras investigaciones, tras el choque, el todoterreno salió disparado hacia la zona donde se encontraba Vanessa, que recibió el impacto.
Los dos vehículos quedaron cruzados en el asfalto. Los trabajadores de la zona salieron al escuchar el estruendo y se percataron del fatal desenlace.
Hasta el lugar del siniestro se desplazó urgentemente una patrulla de la Policía Local de Sant Josep que se encontraba en una zona próxima al escenario del suceso. Los agentes encontraron a la víctima tendida en el arcén y le practicaron las técnicas de reanimación. Sus esfuerzos durante 25 minutos resultaron estériles.
Poco después llegaba hasta la zona del siniestro una ambulancia UVI móvil del 061. Los sanitarios tampoco pudieron hacer nada por salvar la vida de Vanessa.
El Servicio de Emergencias 112 también movilizó a la zona un psicólogo para atender a los familiares y compañeros de la víctima. Entre ellos se encontraba Carmen, compañera de trabajo de Vanessa que conducía el Seat Altea implicado en el fatídico accidente.
Carmen y el conductor del otro vehículo presentaban heridas leves y fueron atendidos los equipos médicos.
Investigación
Paralelamente, la Unidad de Atestados de la Policía Local trataba de aclarar sobre el terreno cómo se había producido el siniestro. Los agentes tomaron declaración a los dos conductores implicados en el siniestro origen del arrollamiento mortal. Los agentes tomaron fotografías y analizaron la trayectoria de los dos vehículos, que recorrieron una decena de metros fuera de control tras el choque inicial. El Ayuntamiento de Sant Josep informó a última hora de ayer que el conductor del todoterreno había sido denunciado por la comisión de un presunto delito de homicidio por imprudencia grave. En el test de alcoholemia dio negativo y los agentes le tomaron muestras de saliva para la detección de sustancias tóxicas.
Los agentes cortaron uno de los dos carriles y acotaron la zona donde se vivieron momentos de dolor a medida que iban llegando familiares y amigos de la víctima.
El alzamiento del cadáver de Vanessa se demoró cerca de tres horas. La investigación de los agentes sobre el terreno se prolongó hasta pasado el mediodía.
Vanessa Patricio, natural de Sant Llorenç, tenía un bebé de un año y medio y su muerte causó una gran conmoción, ya que tanto ella como su familia era muy conocida.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.