San Ciriaco de 1936

| Eivissa |

Valorar:
preload
Imagen de un extracto de las memorias.

Imagen de un extracto de las memorias.

04-08-2017

7 de agosto de 1936, Ibiza y Formentera están en plena Guerra Civil ambas islas figuran como objetivo de las tropas de los Capitanes Bayo y Uribarry para luego llegar a Mallorca, el Alzamiento ha triunfado en Ibiza, Formentera y Mallorca cosa que no quiere decir que este consolidado. El mando militar que toma el poder se encuentra con una guarnición escasa y sin apoyo exterior. Cosa que favorecerá los intereses de la Generalitat sin el visto bueno del Gobierno de la Republica, para conquistar las Islas sublevadas.

Mucho se ha escrito sobre la expedición de Bayo y Uribarry, desde posturas muy diferentes, algunos historiadores han utilizado los informes del Comandante Militar del Bando Nacional (Comandante Montis) en el momento de la reconquista de las islas por parte de las tropas procedentes de Mallorca, otros se han basado en la memorias de los dos capitanes republicanos, algunos han utilizado la historia oral y todas las fuentes posibles de información.

Hoy vamos a ver el análisis que realiza, pasado ya un tiempo, de los hechos ocurridos en Ibiza y Formentera, la persona que en ese momento era Gobernador Civil de Baleares, el Teniente Coronel García Ruiz, el cual en su momento tendrá que responsabilizarse del Frente de Manacor en Mallorca y cuyo desenlace a favor de las tropas nacionales fue el detonante para que las tropas de la República abandonaran Ibiza y Formentera junto a muchas familias que emprenderían un éxodo hacia tierras levantinas y que en muchos casos no terminaría hasta la frontera con Francia, sucesos históricos que siguen sin ser estudiados y creo que las nuevas generaciones de historiadores deberían llevar a cabo, con todo el rigor histórico y científico que merece la historia y de una vez para siempre ser juez y no parte.

Volviendo al asunto que nos ocupa, el 18 de julio de 1936, García Ruiz es nombrado por el General Goded Gobernador Civil de Baleares, a la espera que el general Bosch de Menorca se hiciera cargo de la situación en Baleares, cosa que no sucedió debido a que el Alzamiento no triunfo en Menorca, y después se produjeron los conocidos y más que descritos hechos de la Fortaleza de La Mola.

Los hechos

García Ruiz describe en sus memorias los hechos que transcurrirán desde el 7 de agosto de 1936 hasta la salida de las tropas Republicanas de Ibiza y Formentera titulando dicho capitulo como Desembarco de los rojos en Ibiza y reconquista de la misma. Empezando su relato desde la distancia del tiempo transcurrido entre la redacción de sus memorias y los hechos relatados: «Una mañana anunció el Comandante Militar de Ibiza que se había realizado un desembarco en la Isla por fuerzas Rojas; llamé desde el Gobierno Civil a dicho Comandante Militar y me lo confirmó; le anime cuanto supe, diciéndole que no se achicaran, que valía más morir con honra que martirizados; le pregunté por la actitud de la guarnición y al decirme que respondía de ella, le aseguré que el triunfo sería nuestro si sabían cumplir con su deber. Le llamé otra vez por la tarde, contestándome que habían sido rechazados los rojos, consiguiendo que reembarcaran y que esta victoria les había fortalecido…». Esta información no era real, el Comandante Mestre, en ese momento, no había podido comunicar con la estación de radio de Santa Eulalia y se confió al no tener a la vista a los destructores Miranda y Antequera dado que los sucesos se estaban desarrollando en es Pou des Lleó como los describe el responsable de la estación de radio de Santa Eulalia. «Como la lucha se desarrollaba a 30 kilómetros de Ibiza y entre montañas sin medio de información, por no haber teléfono más que en Santa Eulalia, y no veían los barcos rojos por ninguna parte cundieron rumores falsos y al Comandante Sr. Mestres llegó la noticia de que los rojos habían sido derrotados. Cuando él había enviado algunas tropas de Ibiza con la ametralladora y que habían huido a Palma y así lo comunicó a Palma a las siete de la tarde del sábado día 8, pero una vez terminada la conferencia yo le hice saber que no estaba bien informado y que lo cierto era que los rojos seguían en la Isla…».

Descripción

El relato de García Ruiz ya situa la situación el día 8 a final del día «… antes de anochecer volví a ponerme al habla con el Comandante de Militar de Ibiza, contestándome que se había realizado un nuevo desembarco, más numeroso que al anterior en Santa Eulalia, que los milicianos, a los que había armado, tiraban los fusiles y corrían como cobardes. El Comandante Militar, al que no conocía personalmente, acababa de encargarse del mando, que cogió por ser el más antiguo y haberle sorprendido el movimiento en Ibiza con permiso. La primera vez que hable con él creía que lo hacía con el Capitán de Infantería García Ledesma, que lo tenía por hombre de elevado espíritu, al que había tratado en repetidas visitas a Ibiza entre otras, una en la que acompañe a nuestro Generalísimo siendo Comandante Militar de Baleares (García Ruiz era del arma de Ingenieros y colaboro en el plan de defensa de las Islas elaborado por Franco siendo Comandante Militar de Baleares, a lo mismo que se encargó del proyecto de Ferrocarril Palma-Santanyí), y recuerdo que vinimos bien impresionados de este Capitán, luego supe que se suicidio y que la defensa no fue heroica ni mucho menos, que tras haberse refugiado las fuerzas en el Castillo, capitularon, siendo después fusilados y martirizados todos los Jefes y Oficiales…».
En el número 6 de Agosto de La Correspondencia de Valencia decía un párrafo de este periódico, al reproducir la arenga de Bayo, «había en Mallorca un ex Teniente Coronel de Ingenieros, García Ruiz, de cuya ferocidad habrán dado ya cuenta los leales que se resistieron».

Después de los sucesos de día 9 de agosto vinieron días de ilusiones como las colectivizaciones y días de dolor y de largas noches para los personajes anónimos que vivieron esos días desde los dos bandos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.