Incendio en Cala Llonga por una quema descontrolada e irregular de rastrojos

| | Cala Llonga |

Valorar:

Los bomberos y las brigadas del Ibanat trabajaron con el apoyo de una excavadora para remover y refrescar los puntos calientes originados por la gran cantidad de rastrojos acumulados.

11-12-2017 | Paco S. Pérez
preload
Los bomberos y las brigadas del Ibanat trabajaron con el apoyo de una excavadora para remover y refrescar los puntos calientes originados por la gran cantidad de rastrojos acumulados.

Los bomberos y las brigadas del Ibanat trabajaron con el apoyo de una excavadora para remover y refrescar los puntos calientes originados por la gran cantidad de rastrojos acumulados.

12-12-2017

Las rachas de viento de ‘Ana’ y una quema de rastrojos mal apagada días atrás fueron el desencadenante ayer de un sobresalto en forma de llamas que acabó afectando a una zona de 1.500 metros cuadrados de rastrojos.

Según informaron fuentes de los bomberos, la alerta saltaba minutos antes de las 09.30 horas, cuando las primeras llamas empezaban a cogerse en una gran montaña de restos de poda almacenados en la finca Can Toni Xumeu.

Rápidamente se movilizaban hasta este punto una dotación de bomberos con dos vehículos, uno de ellos un camión nodriza que aportaba toda el agua necesaria para hacer frente a este tipo de incendios. Las rachas de viento eran un riesgo añadido ya que el punto caliente se encontraba rodeado por un pinar.

Hasta el escenario del incendio también se movilizaron varias brigadas del Ibanat. Los efectivos desplazados arrojaron grandes cantidades de agua y para los trabajos de extinción también contaron con el apoyo de una pala retro excavadora.

Una quema mal apagada

Un vecino de la zona lamentó la situación en un día en que estaba prohibida la quema. No obstante, desde los bomberos indicaron que en el momento del incendio no se estaba realizando una quema, sino que los restos de poda habían sido quemados días atrás y que sobre ellos se habían colocado nuevos restos de poda. Todo apunta a que las rachas de viento alimentaron una ascua, originando el sobresalto.

Los trabajos de extinción del incendio se prolongaron durante toda la mañana. Más de cuatro horas de trabajo para apagar, remover y refrescar el punto caliente en un día de máximo riesgo.

Las mismas fuentes apuntaron que el incendio acabó afectando una zona de 1.500 metros cuadrados. «Este tipo de incendios son muy laboriosos de extinguir ya que el fuego se alimenta con las grandes montañas de restos de poda acumuladas».

Este fue el segundo incendio de la jornada, ya que de madrugada los bomberos extinguieron las llamas que afectaron a un pequeño almacén de leña ubicado en una casa de ses Païsses.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.