El IbSalut dice que se valoran otros méritos en rayos, aunque «telemáticamente» se excluya a quien no tenga el catalán

| Ibiza |

Valorar:
preload
Fachada del Hospital Can Misses.

Fachada del Hospital Can Misses.

13-12-2017

Los técnicos de rayos de Can Misses que quieran entrar en la bolsa única de Balears podrán seguir acreditando sus méritos hasta enero. Así lo confirmó ayer el propio hospital que dijo que «todo el mundo puede presentarse» independientemente de tener el título o no. Una vez cerrada, se hará pública la lista de admitidos y excluidos para poder optar a una de las ocho plazas disponibles en el servicio. «Uno de los requisitos es acreditar el nivel B2 de catalán, pero quizás el que tenga el certificado no acredite otra cosa, todo puede pasar», explican desde el hospital. También recuerdan que ha sido ahora cuando han reabierto la bolsa porque «antes no había sido necesario acudir a ella».

Casos concretos

En este sentido, Pedro Fernández cuenta que «estaba esperando el momento en el que se actualizara la bolsa para posicionarme bien y el problema es que me voy a ver excluido por no tener catalán». Así, dice que «en el BOIB pone muy claro que si no presentas la documentación que se exige como requisito, quedarás fuera».

Su caso es diferente. Fernández es técnico de rayos, pero lleva cuatro años trabajando como celador en Can Misses. «Terminé en 2013 los estudios y desde 2012 no se actualizaba la bolsa, así que me he tenido que conformar con trabajar de celador», explica. Este ibicenco dice que el no poder acreditar el título hace que no baremen sus méritos. «En esta bolsa voy a presentar mis méritos, etc, pero como no tengo catalán me excluirán directamente porque se hace telemáticamente y no pierden el tiempo en baremar. Me da igual quedar en el puesto 20 o 70 porque solo me van a ofrecer contratos peores al que tengo». En este sentido, explica que como celador, a día de hoy, está el quinto para poder optar a una interinidad y puede disfrutar de contratos «largos». «Si me excluyen en rayos pero me van a llamar para trabajar una semana, como comprenderás no voy a renunciar a un contrato de celador de seis meses», critica.

Su mujer vive una situación similar. Juana Jiménez es técnica de rayos y enfermera. Cuando empezó a trabajar en Can Misses consiguió entrar en rayos porque la bolsa de enfermería no estaba actualizada. «Ahora trabaja como enfermera con la bolsa única porque este ‘decretazo’ se ha dado después de hacer el corte de enfermería, auxiliar y medicina», matiza Fernández, quien añade que «se hizo antes de verano que fue cuando mi mujer empezó como enfermera». Por ello, no entiende que Jiménez pueda trabajar con la bolsa única de enfermería, pero no vaya a poder hacerlo como técnica de rayos.

«Mi mujer y yo tenemos siete libros publicados, ponencias, congresos, cursos, antigüedad... y si eso no nos lo van a baremar y nos van a llamar cuando ellos quieran, yo saldría de los últimos», detalla Fernández.

Aún así, desde el hospital aseguran que ningún puesto se va a quedar sin cubrir por el decreto del catalán ya que prima más la calidad asistencial que la lengua.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.