El PP de Vila pide recuperar el proyecto de interconexión de los vertidos de la desaladora y Gesa

|

Valorar:
preload
Imagen de archivo de un vertido de aguas fecales en el puerto de Ibiza.

Imagen de archivo de un vertido de aguas fecales en el puerto de Ibiza.

19-09-2018 | Archivo

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Eivissa propondrá instar a las administraciones competentes y a la empresa eléctrica responsable de la central a estudiar el proyecto de interconexión de la cañería de evacuación al mar de la salmuera procedente de la desaladora y la del vertido de agua caliente de la central.

Los 'populares' han señalado que «es posible devolver la salmuera al mar de forma que se consiga la inmediata disolución en la masa del agua de mar sin causar el menor daño a la fauna y flora marina».

En este sentido, han explicado que, por cada litro de agua que se saca del mar, se obtienen 0,45 litros de agua dulce y se devuelven al mar 0,65 litros de salmuera. Según el PP, estudios de la tolerancia a la salinidad de la posidonia han fijado la salinidad máxima tolerable en 38,5 unidades prácticas de salinidad, que equivalen aproximadamente a 39 gramos por litro.

Por otro lado, según han explicado, la central térmica quema lignitos para producir electricidad y requiere de entre 20.000 y 40.000 metros cúbicos de agua de mar cada hora para refrigerarse. Este caudal se extrae del mar y se devuelve a él en forma de agua, unos siete u ocho grados centígrados más caliente.

En el caso de Ibiza, los 'populares' han insistido en que, con la conexión de ambas canalizaciones, sería posible diluir con mayor facilidad la salmuera.

VERTIDOS DE LA DEPURADORA

El Grupo Popular también planteará en el próximo pleno una moción de control para conocer las gestiones, acciones y actuaciones realizadas por el equipo de gobierno ante los continuos vertidos registrados en el puerto esta temporada.

Los 'populares' han recordado que estos vertidos han sido «constantes» este verano y, además del «gravísimo» daño medioambiental, estas aguas residuales han afectado «gravemente» a la imagen turística de la ciudad y, por lo tanto, a la principal industria del municipio.

Los concejales 'populares' han indicado que los trabajadores de las empresas que operan en el puerto han venido denunciando la aparición de residuos en el agua durante toda la temporada, cuyo mal olor ha afectado al normal funcionamiento de los establecimientos de restauración y otros locales comerciales del barrio de La Marina.

Según el PP, el vertido de aguas fecales en el mar que se produjo en la zona de las barcas de Formentera el 20 de agosto fue «especialmente grave» al tardar cinco días en solucionarse.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.