Prisión sin fianza para los cinco detenidos por la desaparición de Nuria Ester Escalante

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Imagen de uno de los cinco detenidos siendo custodiado hasta los calabozos de los juzgados de Ibiza para declarar ante la juez que investiga el caso.

Imagen de uno de los cinco detenidos siendo custodiado hasta los calabozos de los juzgados de Ibiza para declarar ante la juez que investiga el caso.

29-11-2018 | MARCELO SASTRE

La magistrada del juzgado de Instrucción número 4 de Ibiza, Carmen Robles, envió ayer a prisión a los cinco hombres de nacionalidad extranjera detenidos por su presunta vinculación en la desaparición no voluntaria de Nuria Ester Escalante, la mujer de 52 años que está en paradero desconocido desde el pasado 31 de octubre.

Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears, la magistrada firmó un auto de prisión provisional comunicada y sin fianza para los cinco arrestados.

La juez que investiga el caso comunicó la decisión después de que los sospechosos comparecieran en una sala de vistas, uno tras otro, durante una sesión maratoniana en los juzgados de Ibiza.

Los dos primeros detenidos llegaron a la sede judicial de Isidor Macabich minutos antes de las 11.00 horas. Custodiados por agentes y tras pasar tres noches en las dependencias de la Guardia Civil, los arrestados entraron cubriéndose el rostro con las capuchas de las prendas de vestir que llevaban puestas.

El traslado de otros dos sospechosos se demoró hasta pasadas las 13.00 horas. El primero en acceder a la zona de calabozos: José Luis, el detenido de nacionalidad uruguaya conocido como ‘Charli’. En el mismo coche oficial trasladaban a otro de los arrestados. Estos fueron los únicos implicados que no se cubrieron el rostro.

Finalmente, pasadas las 14.30 horas, los agentes trasladaban hasta la sede judicial al quinto detenido, otro hombre de nacionalidad argentina y que fue arrestado el martes, horas después de la macro-batida desplegada por la Guardia Civil la jornada del lunes y que culminó ya de noche con las cuatro primeras detenciones por la desaparición de Nuria Ester Escalante.

La conducción de los cuatro primeros detenidos se hizo por parejas y de forma escalonada para evitar cualquier posible comunicación entre los sospechosos mientras esperaban en los calabozos de los juzgados de Isidor Macabich.

Las declaraciones se realizaron en una de las salas de vistas para grabar las comparecencias de los cinco hombres.

La jornada en los juzgados de Isidor Macabich se prolongó hasta pasadas las 18.00 horas.
Según señalaron fuentes judiciales, en sede policial los detenidos habrían negado cualquier implicación con la desaparición de la mujer de 52 años. No obstante, según fuentes de la investigación, las pruebas recabadas apuntan a la implicación de los cinco individuos en un episodio violento.

En paralelo a las actuaciones judiciales, la Guardia Civil sigue investigando y buscando el rastro que permita la localización de Nuria Ester Escalante.

30 días sin rastro de Nuria
Treinta días después de que la familia de Nuria Ester Escalante alertase en un cuartel de la Guardia Civil de Alicante sobre su desaparición, el paradero de la mujer de 52 años sigue siendo un misterio sin resolver.

La investigación apunta a que la mujer habría sido víctima de un episodio violento en el que los detenidos habrían participado de una forma u otra.

El rastro de Nuria Ester Escalante se perdió el 31 de octubre, día en el que la mujer mantuvo un último contacto telefónico con su hijo Aarón. A partir de ahí, silencio. Un teléfono siempre apagado o fuera de cobertura, según apuntó el hijo de la mujer.
Hace dos semanas, la investigación dio un giro a raíz de la localización del equipaje de la mujer en una casa okupada, un desvencijado taller ubicado en la entrada de Sant Antoni y donde Nuria Ester se alojó durante unos días en compañía de Cristian, uno de los cinco detenidos por la Guardia Civil. Nuria había llegado hasta la habitación de este italiano por recomendación de otro implicado: José Luis, de nacionalidad uruguaya y conocido como ‘Charli’. En el interior del habitáculo que compartieron los agentes encontraron algo más que la bolsa con las pertenencias de Nuria, los investigadores hallaron restos de sangre y otras indicios que determinaron que el caso Nuria Ester pasase a catalogarse como una «desaparición no voluntaria».

El fin de semana la Guardia Civil estrechó el círculo y durante la jornada del lunes desplegó un operativo que culminó con las cuatro primeras detenciones. Más de medio centenar de agentes actuaron de forma simultánea en puntos como el Camping Sant Antoni o la calle Pablo Picasso. Policía judicial, efectivos de la USECICO, buzos de los GEAS, unidades caninas llegadas desde Madrid y un helicóptero participaron en el macro dispositivo que se cobró las primeras detenciones pero no dio con el paradero de Nuria Ester.

Las exhaustivas inspecciones de torrentes, pozos y viviendas ocupadas continuaron durante la jornada del martes.

Los detenidos, que habrían coincidido con Nuria Ester en una casa ocupada, ya han pasado su primera noche en prisión, pero el caso sigue abierto. El paradero de la mujer que llegó a mediados de octubre para buscar trabajo en la isla sigue siendo una incógnita sin resolver.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.