Marcos Serra: «No querían delegar las áreas de Ribas y ahora tienen las de dos concejales»

| Ibiza |

Valorar:
preload
Cristina Ribas no entregó su acta de concejala y el alcalde de Sant Antoni no la cesó de sus funciones.

Cristina Ribas no entregó su acta de concejala y el alcalde de Sant Antoni no la cesó de sus funciones.

05-02-2019 | Marcelo Sastre

La ruptura del pacto de gobierno de Sant Antoni, por parte del PI, ha llevado al Consistorio a reestructurar las áreas que, hasta el lunes, estaban a cargo de Joan Torres y Joan Costa. Así, el Ayuntamiento dio a conocer ayer, mediante un comunicado, el nuevo organigrama en el que cinco concejales asumen nuevas competencias hasta el final de la legislatura.
De este modo, Cristina Ribas, exmilitante del PI y pieza clave en la ruptura del tripartito, suma la concejalía de Agricultura i Pesca a las de Urbanisme i Activitats y Cultura i Festes.

Cabe recordar que la segunda teniente de alcalde continúa en el Consistorio como concejala no adscrita gracias al apoyo del alcalde Pep Tur ‘Cires’, quien no le cesó de sus cargos a pesar de la presión del PI. Y es que la formación regionalista pidió que si no era la propia Ribas quien renunciaba al acta, fuera el primer edil quien le destituyera de sus cargos.

Las dos premisas del PI no se cumplieron en el plazo previsto -31 de enero- por lo que el partido se desmarcó del equipo de gobierno formado ahora por PSOE, Reinicia y la tránsfuga Ribas al considerar que han «traicionado» el pacto firmado en 2015 y el de Antitransfuguismo, además de acusarles de «deslealtad».

Sin embargo, desde Reinicia no consideran que se haya incumplido ningún pacto y desean «suerte» al partido de la oposición. «Hemos trabajado muy a gusto con ellos y les deseo suerte; nosotros seguiremos trabajando», señaló el concejal Raúl Díaz que está al frente de las áreas de Festes, Transparència, Participació i Atenció Ciutadana y suma la de Comerç.
Según explicó Díaz, la reestructuración se ha hecho en función de la «capacidad de gestión» de cada miembro del equipo de gobierno, siempre teniendo en cuenta la relación de las nuevas áreas a las que ya tenían. «Ahora tendremos que echarle más horas, pero no es una carga inviable», matizó.

La concejala de Serveis Socials, Sanitat i Neteja d’Edificis Públics, Neus Marí, asumió ayer también el área de Cemintiris; Antonio Lorenzo suma la concejalía de Obres, Manteniment d’Infraestructures i Vies Públiques a la de Esports i Relacions Institucionals. Por su parte, José Antonio Ferragut asume las de Mobilitat y Transport Públic y las compagina con la de Turisme.

«Escándalo vergonzoso»

El Partido Popular de Sant Antoni quiso ser claro y tachó de «escándalo vergonzoso» el panorama político del Consistorio; una situación que, a juicio de Marcos Serra, candidato a la alcaldía, «no se merecen» los vecinos del municipio.

Serra mostró su resignación al hecho de que tanto PSOE como Reinicia nieguen que Ribas es una tránsfuga, ya que «es una tránsfuga de manual». Según especificó, «gracias a Ribas, el equipo de gobierno formado por PSOE, Reinicia y por ella misma sigue gobernando». También le sorprendió que el candidato socialista a la alcaldía, Simón Planells, no la considerase como tal.

El PP recordó que uno de los motivos que ha llevado al equipo de gobierno a mantener a la exmilitante del PI es no tener que delegar sus competencias a escasos meses de que finalice el mandato. De hecho, el alcalde reiteró que era algo «prácticamente imposible» por la dificultad del departamento de Urbanisme. «No querían delegar las competencias de Ribas y ahora tienen las de dos concejales, no de uno, lo que es peor. Es un motivo que no se sustenta por ningún lado», criticó el popular.

Serra lamentó también que se escuden alabando su buen hacer cuando «hay que recordar que como delegada del departamento de Urbanisme tiene dos o tres años de retraso para dar licencias de obras».

«El PI será decisivo para pactar»

Asimismo, Jaume Font, presidente de Proposta per les Illes, mostró ayer su total apoyo al comité ibicenco del PI en su decisión de abandonar el equipo de gobierno de Sant Antoni y aseguró que «la falta de lealtad del alcalde, del PSIB y de Reinicia es de vergüenza».
En declaraciones a Efe, el representante del partido en Balears se preguntó «qué cosas extrañas están sucediendo» para que los antiguos socios del PI en el gobierno municipal no hayan respetado el Pacto Antitransfuguismo, que «se ha ido aplicando en muchos municipios de Balears».

Según Font, en su partido no entienden que con «la lealtad total y absoluta» mantenida por su formación en una legislatura «complicada y difícil», ‘Cires’ haya decidido «gobernar con una tránsfuga y darle nuevas competencias».

«Es imposible entender lo que está haciendo el PSIB, no solo en Ibiza. La falta de credibilidad a la hora de firmar un acuerdo y que no se lleve a término tiene proyección en todo Balears», agregó Font.

El presidente del PI negó que el comité ibicenco haya trasladado un problema de partido al Ayuntamiento y señaló que Ribas se ha alejado del partido sin explicar los motivos y sin que se hubiera producido ningún conflicto.

Por otra parte, Font destacó que su formación iba a garantizar con sus dos concejales la gobernabilidad en el Consistorio, pero ‘Cires’ «ha preferido llegar a un acuerdo con ella que pactar con un partido que le hizo alcalde». «Se ve que como han pasado tres años y ocho meses de esto ya no se acuerda», cuestionó Font, que advirtió de que el PI «va a ser decisivo» en las próximas elecciones y que, en todo caso, corresponderá al comité de Ibiza decidir sobre futuros pactos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.