Constructores de Baleares piden cambios para evitar un conflicto social por la vivienda

| Palma |

Valorar:
preload
Representantes del sector de la construcción balear han reclamado a los responsables políticos cambios normativos y planes de inversión.

Representantes del sector de la construcción balear han reclamado a los responsables políticos cambios normativos y planes de inversión.

15-05-2019 | Pere Bota

Las patronales del sector de la construcción afirman que en caso de que no se resuelva el problema de la vivienda a corto plazo «se creará un conflicto social en todas las Islas», según se puso este miércoles de manifiesto en la CAEB en la presentación de el Libro blanco del urbanismo y la edificación en Baleares para consensuar el urbanismo del futuro.

El documento, que se dará a conocer a las administraciones y partidos políticos, es fruto del consenso de 17 patronales del sector de la construcción, que representan a 16.500 empresas en las Islas, el 10 % de la población activa y el 10 % del PIB balear.

El presidente de la Comisión de Construcción de la CAEB, Óscar Carreras, junto al vicepresidente de CAEB, Eduardo López, afirmó que «nos enfrentamos a un escenario de enorme dificultad e importantes consecuencias sociales, en el que el acceso a la vivienda para la población residente se hace cada día más complicado con unos precios inaccesibles, y al alza, tanto para la compra como para el alquiler».

Añadió que las infraestructuras no están actualizadas y no dan abasto ante el creciente número de residentes y visitantes: «Las administraciones han ido apostando por cambios legislativos y parches a corto plazo, que solo han provocado una tremenda inseguridad jurídica y que prácticamente nada han aportado a la solución estructural de estos problemas».

Ambos puntualizaron que con cada nuevo Govern o administración local no se ha renovado la actual normativa urbanística «que no está adaptada a la realidad demográfica y social».

En el libro blanco se culpa a la escasez y al alto precio del suelo disponible debidos a la insularidad y a la necesidad de conservación del territorio, así como a las políticas que han imperado hasta la fecha en Baleares en materia de gestión del suelo.

Carreras afirmó que «Baleares sufre un continuo incremento de la población y para los siguientes 12 años se espera un incremento de 213.000 habitantes, mientras que, como efecto de la crisis inmobiliaria, arrastra en la actualidad un déficit acumulado de más de 16.000 viviendas».

En estos momentos se construyen al año en las Islas en torno a 3.000 viviendas y se necesitaría llegar a las 6.500 «por lo que el déficit sigue aumentando y crecerá más en caso de que no se actúe a tiempo», apuntó Carreras.

Las patronales coinciden en señalar que es vital retomar con intensidad los planes de vivienda «pero adaptados a la realidad social para lograr un parque público de viviendas de alquiler a precios asequibles». Además, puntualizan que «es preciso reestudiar la vivienda social, el volumen necesario, su coste y, sobre todo, su gestión para optimizar recursos y resultados efectivos».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Uno de aqui
Hace 6 días

El conflicto lo generan los políticos por permitir entrada de gente sin pensar en su consecuencia. Resulta que la natalidad baja dramàticamente, pero aumenta el censo. Como se come eso? No sería màs lógico fomentar y mejorar las condiciones para aumentar la natalidad local que construir y construir para traer màs gente de fuera? No se trata de xenofobia ni nada por el estilo, se trata de sentido común, de preservar lo nuestro ante todo y si sobra, ser hospitalario con gente de fuera,pero no crear problemas donde de hacer las cosas bien, no debieran existir.

Valoración:menosmas

Vaya plan
Hace 9 días

Mallorca colapsa.

Valoración:9menosmas

Séneca
Hace 9 días

El asunto es éste: quereis construir y edificar a mansalva en todo el territorio, luego venderlo y ganar dinero, claro, mucho dinero. Los hoteleros y todos sus secuaces quieren lo mismo, llenar la isla a tope de turistas aun que sea saturando las estructuras y echando a perder irreversiblemente todo tipo de recursos naturales, que no son vuestros y ganar dinero, mucho dinero. Pero todos a costa de pagar sueldos de miseria y cada año importando mano de obra barata que año tras año se queda aqui para siempre, EMPEORANDO EL PROBLEMA.

Valoración:19menosmas

mel
Hace 9 días

Ya se encargan los ayuntamientos, Palma a la cabeza , de eliminar cualquier propuesta de vivienda social. 1,5 años para dar licencia!!!!! Incumplen ta ley de manera fragante , eliminan a los posibles inversores y, de manera directa aumentan el precio de vivienda y/o alquileres. Actualmente hay unas 500 viviendas en espera de licencia en Palma.

Valoración:-1menosmas

Cornelio.
Hace 9 días

Están pidiendo Hongkonización de la ciudad de Palma.Desastre al cubo.Desastre3.No todo seguirá igual,sino que empeorará.

Valoración:10menosmas

Cuando los peones empezaron a llamarse constructor
Hace 9 días

Lo que tienen que hacer si no hay trabajo es buscarlo en otras latitudes o cerrar. Que queden los profesionales que había antes del boom, y posiblemente las casas vuelvan a construirse bien. Pobre del que compre una vivienda construida por los aficionados que se subieron al carro de la construcción cuando era jauja.

Valoración:11menosmas

Quieren convertir la excepción en norma.
Hace 9 días

Estos señores tienen que comprender que no podemos destruir nuestra economía para salvar sus beneficios. No podemos seguir atentando contra el turismo construyendo -destruyendo paisaje- sin mesura. Se pueden dar con un canto en los dientes de haber disfrutado de unos años excepcionales gracias a la burbuja inmobiliaria, "gracias" a la cual el acceso a la vivienda ha dejado de ser un derecho, y miles de albañiles y peones de fuera han venido para quedarse y contribuir al encarecimiento de la vivienda y la saturación de los servicios. Pero no pueden pretender destruir Mallorca por no volver a ser modestos albañiles. En Mallorca hay casas de sobra, los albañiles y peones que vinieron pueden ahora viajar otra vez adonde hagan falta construcciones, y aún habrá más casas vacías. El problema no es que falten viviendas, es que no se están utilizando como vivienda, sino como negocio (inversiones y alquiler vacacional). No necesitamos esto, y no queremos que nos gobiernen los constructores.

Valoración:20menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1