La delincuencia juvenil en Eivissa se dispara en los dos últimos años

La Guardia Civil ha detenido a cuarenta jóvenes de 18 años en los últimos dos años que delinquían para permitirse un alto tren de vida

Valorar:
Objetos intervenidos durante una de las operaciones policiales.

Objetos intervenidos durante una de las operaciones policiales.

JOSE JAVIER MONERRI
Jóvenes que todavía no han cumplido los 18 años, bien vestidos y con alto poder adquisitivo. Capaces de entrar en cualquier casa o establecimiento en busca de un dinero fácil que les va a permitir resolver, sin privarse de nada, un tiempo que no saben qué hacer para ocupar.

Es el perfil del delincuente juvenil de Eivissa, mayoritariamente de sexo masculino, en un estereotipo lejano al ladrón marginal que sólo busca cualquier cosa para canjear por droga.

Pocos trabajan, y los que estudian apenas cumplen con esta obligación. Una buena parte son hijos de familias sencillas y honradas que muestran su sorpresa cuando se les comunica que han sido arrestados por robar. Uno de estos jóvenes le sustrajo a su madre una importante cantidad de dinero, como luego se descubrió. En este entorno, también los hay que provienen de familias con problemas.

En dos años, la Guardia Civil, sobre todo gracias a investigaciones de la unidad de Policía Judicial, ha detenido a cuarenta jóvenes que responden a estas características, casi todos residentes en la ciudad de Eivissa y sus barrios.

Casi todos se conocen entre sí y cuando lo consideran oportuno se reúnen con el único propósito de organizar «campañas» que provocan grandes destrozos en las casas y locales asaltados e importantes pérdidas de dinero que gastan en pocas horas, según explicaron las fuentes policiales consultadas por este periódico. Un grupo reducido de ellos, tras entrar en un local de Platja den Bossa, se gastó un millón de pesetas en tan sólo dos días.

La Benémérita ha llevado a cabo tres importantes operaciones
La unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Eivissa detuvo en el transcurso de dos importantes operaciones que se llevaron a cabo el año pasado a un total de dieciocho jóvenes, casi todos en edades comprendidas entre los 16 y los 18 años. La operación «Sa Murada», en las dos partes que duró, puso fin a una oleada de robos que había azotado principalmente los barrios de la Marina, Can Bellotera, Cases Barates e inmuebles de la carretera del aeropuerto. Las cifras corren próximas a otra que se ha llevado a cabo y que ha concluido recientemente después de tres meses de investigación. La denominada «Operación Bolso» motivó el arresto de trece jóvenes en Eivissa y el traslado de diligencias a Cataluña para que respondieran por distintos robos otros dos que ahora se encuentran en aquella comunidad.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.