Más de 100 hectáreas, arrasadas en Mallorca por un incendio intencionado

Dos casas ardieron y más de 100 vecinos y excursionistas fueron desalojados por el fuego, que anoche seguía activo

Valorar:
JAVIER JIMÉNEZ/MICHELS
Dos casas quemadas, una decena de intoxicados o heridos, más de 100 hectáreas calcinadas y un despliegue sin precedentes es el resultado de un dantesco incendio forestal intencionado que se declaró ayer tarde en es Galatzó, en el término de Calvià, y se ensañó especialmente con la población de Galilea, en Puigpunyent. El siniestro, al cierre de esta edición, seguía activo, aunque no con la virulencia de horas antes.

Minutos antes de las tres de la tarde una llamada telefónica alertó de una columna de humo en la zona conocida como es clot, cerca de es Capdellà. Los efectivos que se desplazaron a aquel paraje ya no pudieron sofocar las llamas, muy extendidas, y se dio la voz de alarma. A medida que fueron pasando los minutos la situación se complicó mucho, merced al fuerte viento que soplaba y a las altísimas temperaturas, y media hora después el fuego estaba «completamente descontrolado», según informó un portavoz de la Benemérita. Un dato significativo es que la Policía Local de Calvià se puso en contacto con la de Andratx para que se montaran controles en los alrededores, lo que evidencia que el inicio del siniestro fue intencionado. La confirmación llegó poco después por parte de la Guardia Civil, cuyas especialistas del Seprona descubrieron varios focos.

El operativo desplegado ayer fue impresionante y todos los efectivos disponibles, aéreos y terrestres, acudieron a es Galatzó. En total actuaron seis parques forestales (Sóller, Calvià, Andratx, Inca, Llucmajor y Palma), brigadas del Ibanat, Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y una contundente cobertura aérea (dos dromader, dos Canadair, un avión de vigilancia, el Air Tractor y dos helicópteros). Palma fue sobrevolada durante toda la tarde por los aparatos cisterna, que recargaron agua en la bahía y también en la playa de Portals Nous, ante la atónica mirada de los bañistas. Cerca de cuarenta excursionistas que disfrutaban de un día en la montaña fueron desalojados de la reserva natural de es Galatzó, que resultó afectada en un lateral, y el centro neurálgico del gran dispositivo se ubicó en Galilea, a donde se dirigieron con asombrosa voracidad las llamas.

La Guardia Civil cortó las carreteras de Puigpunyent y es Capdellà hacia Galilea y evacuó a numerosos vecinos y turistas que habían quedado atrapados. Los helicópteros repostaron en las piscinas de algunos chalets, dada la gravedad de la situación, y el coordinador de la información a la prensa, Jordi Casasnovas, destacó que se habían vivido escenas de gran angustia y emoción. Este portavoz aseguró que «a falta de un perímetro definitivo» las llamas habían devastado «más de 50 hectáreas», aunque la Guardia Civil insistió en su estimación: más de 100. Sea como fuere, Galaztó y Galilea, parajes privilegiados, vivieron ayer uno de sus peores días.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.