Un motorista muerto en la carretera de Cala Llonga es la octava víctima en un negro 2017

| Eivissa |

Valorar:
preload
Dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico recabaron muestras gráficas para documentar la investigación del accidente.

Dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico recabaron muestras gráficas para documentar la investigación del accidente.

07-07-2017

El kilómetro 10,2 de la carretera que une Santa Eulària con Cala Llonga fue ayer el escenario del último accidente mortal en el que está siendo un año negro en las carreteras de Ibiza. Con la de ayer ya van ocho muertes en el asfalto en apenas siete meses, una más que las registradas durante todo 2016.
La última víctima es un motorista de 40 años, de nacionalidad italiana y residente en Santa Eulària desde hace años.
Según informaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico, el accidente mortal ocurrió pasadas las 11 horas a la altura del restaurante Terranova.

El motorista circulaba en dirección a Santa Eulària con una motocicleta Aprilia Monster de gran cilindrada e impactó frontalmente contra un camión que ya estaba realizando la maniobra para entrar en un recinto localizado junto a este punto.

Impacto mortal

Hasta el lugar del accidente se movilizaron agentes de la Policía Local de Santa Eulària y varias patrullas de la Guardia Civil de Tráfico, así como una ambulancia UVI móvil del 061.
Los servicios de emergencias no pudieron hacer nada por salvar la vida del motorista ya que el impacto contra el lateral del camión había resultado fatídico.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico, el camión estaba realizando la maniobra para entrar en unas instalaciones y el motorista que circulaba en dirección a Santa Eulària chocó contra el camión.
La víctima iba protegida con un casco integral pero el impacto resultó mortal.
El punto del impacto se encuentra tras una zona con una ligera curva y un cambio de rasante. Todo apunta a una distracción o exceso de velocidad.

Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico permanecieron en la zona durante más de dos horas para facilitar la circulación en este transitado punto y recabar toda la información y documentación gráfica para esclarecer las causas del siniestro mortal.
Hasta la zona del accidente se desplazó una plataforma que retiró la moto siniestrada, mientras los operarios de Xarxa Viària retiraban los elementos de la motocicleta que habían esparcidos sobre el asfalto debido al fuerte impacto.

Año negro

Con la muerte de este motorista ya son ocho las personas muertas desde que arrancó el año en las carreteras de Ibiza.
El precedente más inmediato al accidente de ayer ocurrió hace catorce días en Santa Gertrudis. Un motorista de 45 años fallecía tras sufrir una salida de vía cuando circulaba en dirección a Sant Llorenç. La víctima, un vecino de Vila de nacionalidad filipina, falleció tras golpearse contra la pared de una canalización ubicada junto a la carretera.
Anteriormente, el 29 de abril, el ciclista de 34 años Daniel Viñals se convertía en la sexta víctima mortal que se cobraba la carretera tras ser embestido por un todoterreno en la carretera de Sant Josep. Horas antes, una mujer británica de 74 años fallecía en la misma carretera EI-700 tras ser arrollada por un turismo.
La fatal lista se abrió cuando apenas habían transcurrido 17 días de enero. Alfredo, C.R., un joven de 30 años, moría tras salirse de la vía en el camino de sa Vorera.

A estas víctimas se suman dos atropellos mortales ocurridos en la carretera de Sant Carles y la muerte el 9 de febrero de Vanessa Patricio, una joven de 32 años arrollada por un vehículo en la vía de servicio de Sant Jordi.
Las ocho víctimas mortales registradas en estos primeros siete meses ya superan las siete computadas en todo el 2016.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.