El cielo apremia en Cala Llonga

| Eivissa |

Valorar:
Los fieles siguieron la misa entre los muros de la iglesia descubierta y cobijados bajo los pinos.

Los fieles siguieron la misa entre los muros de la iglesia descubierta y cobijados bajo los pinos.

La amenaza de lluvia estuvo muy presente ayer en el Día Grande de Cala Llonga, hasta el punto de condicionar algunos de los actos previstos, como el desfile de carros, que se adelantó, o la ballada pagesa, que se terminó suspendiendo.

No impidió, eso sí, que los feligreses de esta parroquia santaeulariense pudieran venerar a la Asunción de la Virgen María con una solemne misa, oficiada en el peculiar y humilde templo descubierto ubicado en la urbanización denominada Pueblo Espárrago.

Así, entre los muros de esta capilla, cobijados por los pinos del lugar, la ceremonia se inició con normalidad a las 12.30 horas.

Durante su sermón, el párroco local se refirió repetidamente al cielo, una palabra que a buen seguro ya rondaba por la cabeza de los fieles desde primera hora.

Más allá de los imponderables meteorológicos, el sacerdote recordó el origen de esta jornada festiva, dedicada a la Ascensión de la Virgen María al Cielo. Recurrió al filósofo alemán Kant para preguntar reóricamente «dónde queda el premio de la vida (si no hay cielo)», para encontrar la respuesta en los grandes valores humanos: el bien, el amor y la verdad. Situó la virtud en la coherencia, oponiéndola a una existencia dedicada a la apariencia.

Asistieron a la eucaristía el presidente del Consell, Vicent Torres, el conseller en la oposición Mariano Juan, el diputado popular Miquel Jerez y las autoridades locales, encabezadas por el alcalde Vicent Marí.

La misa contó además con las alegres voces y los vistosos trajes del Coro Rociero de Santa Eulària. Finalizado el oficio, que no incluyó procesión de la imagen de la Virgen, los feligreses se desplazaron a un establecimiento cercano para degustar un aperitivo.

Ya por la tarde, se efectuó un desfile de carros que se adelantó media hora sobre el horario previsto por precaución ante la amenaza de lluvia. En cambio, el ball pagès, previsto tras el desfile, tuvo que suspenderse.

Ya por la noche, estaban convocados los cociertos de Lo Femme Fatale y The Frígolos, que debían actuar en la playa de Cala Llonga. Si el tiempo lo permite, esta mañana se cerrará el programa de fiestas con juegos infantiles en la playa.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.