«Tenemos muchos dones y fortalezas de los que ni siquiera somos conscientes»

| Eivissa |

Valorar:
La 'coach' ejecutiva y personal Carmen Moles inicia el próximo mes de octubre sus talleres con el propósito de ayudar a otros a crecer como personas y profesionales. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

La 'coach' ejecutiva y personal Carmen Moles inicia el próximo mes de octubre sus talleres con el propósito de ayudar a otros a crecer como personas y profesionales. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

Carmen Moles es coach ejecutiva y personal, consultora en innovación y diseño de experiencias de aprendizaje. Transmite serenidad, confianza, dulzura y seguridad y entre sus habilidades destaca la de ayudar a las personas a mejorar sus capacidades y actitudes profesionales.

Posee una amplia experiencia en las competencias relacionadas con el liderazgo personal, relacional y de equipos y su propósito es «ayudar a otros a crecer como personas y profesionales».

Hablamos con ella a raíz del lanzamiento de la Escuela de Coaching y Creatividad de Ibiza, que comenzará el próximo mes de octubre con talleres sobre marca personal, liderazgo, inteligencia emocional e innovación.

—¿Qué es el coaching?

Coaching significa ‘entrenamiento’, y se aplica al proceso de aprendizaje y cambio, guiado por profesionales, para conseguir un objetivo o desarrollar una habilidad específica. El coaching es muy útil tanto para la vida personal como para el trabajo.

—¿Podemos llegar a desarrollar habilidades que nosotros mismos desconocemos?

—Por supuesto. Las personas somos, en buena parte, puro potencial. Tenemos muchas capacidades, dones y fortalezas de las que ni siquiera somos conscientes. En mi trabajo, ésa es una de mis prioridades: que las personas se den cuenta de esos recursos que tienen y ponerlos en marcha para su bien. De igual modo, también tenemos debilidades, aspectos que no se nos dan bien, podemos aprender a mejorar en éstos, introduciendo nuevos hábitos y entrenándolos en ellos. Una manera de hacerlo es buscando patrones de conducta que hayan sido de éxito y replicarlos, aunque nunca lo hayas hecho antes puedes desarrollarlo, especialmente con la ayuda de una coach.

—¿Qué tipo de técnicas utilizas en tus talleres?

—Los talleres están basados en mucho de lo que he aprendido a través del coaching, tienen su base teórica y una filosofía en la que se apoyan y son principalmente prácticos. Se basan en crear experiencias de aprendizaje. Lo primero es conocer a las personas que participan, hacer que se sientan acogidas, crear un ambiente dinámico y divertido (esto es muy importante), que facilite aprender. Después, en mis talleres, mezclo metodologías del coaching y de la innovación. Por ejemplo, para trabajar la marca personal utilizo el lienzo de negocio que es una de las herramientas innovación más usadas.

—¿Qué beneficios puede llegar a tener el coaching para una empresa?

—Muchos, las empresas ya se han dado cuenta. Un buen proceso de coaching es impulsor del cambio y mejora las competencias que impactan directamente en el desempeño de las personas mejorando su rendimiento. Te voy a dar un ejemplo muy concreto, pasa aquí en Ibiza y también en otros muchos sitios. Una persona es buena en su trabajo, tiene los conocimientos, trabaja muy duro y con el tiempo se gana la confianza de la empresa. Con esta confianza ganada pasa a un puesto de mayor responsabilidad donde ya no sólo se encarga de su trabajo sino del de todo un equipo. Bueno, pues el 90% de las personas falla en esto: son muy buenos haciendo lo suyo pero nadie les ha enseñado a liderar, a motivar, a delegar o a gestionar eficazmente las energías de su equipo.

Las empresas se van dando cuenta de que las habilidades de liderazgo, motivación, delegación, gestión de estrés son esenciales y muchas de las pérdidas económicas y fracasos vienen de que nadie ayudó a sus jefes de departamento y proyectos a aprenderlas y entrenarlas.

—Según tu experiencia, ¿cuáles son los errores más frecuentes en las personas?

—Creo que uno de los errores que más cometemos es el de tener un nivel de autoconocimiento muy pobre, lo que nos lleva algunas veces a no creer en nosotros mismos y otras a no ser conscientes del eco de nuestras conductas sobre los demás. Creo que dedicamos muy poco tiempo a pararnos y a la introspección.

—¿Cómo puede ayudar el coaching a mejorar nuestra vida? ¿Y en el trabajo?

—Los pilares sobre los que se construye un proceso de coaching son una meta y una definición de éxito. Cada persona elige su meta personal o profesional y crea su propia definición de éxito. Definir meta y éxito, aunque parece sencillo, es un reto dentro de cada proceso y es el punto clave a partir del cual se desencadena el cambio que ayuda a la persona a lograr lo que quiere. En procesos así, mejoras tu autoestima, haciéndola más sana, tomas conciencia de muchos recursos que tienes y te pones en acción para hacer que las cosas que quieres ocurran en tu vida.

—Hoy en día, las técnicas de aprendizaje, motivación y crecimiento personal están en auge y son muchos quienes las imparten. ¿Cómo podemos diferenciar a los auténticos profesionales?

—Considero imprescindible una preparación sólida y contrastada. Por ejemplo, en la disciplina del coaching, no confiaría en profesionales que se llaman a sí mismos coach porque está de moda y sin haber tenido una formación rigurosa. Tampoco me pondría en manos de alguien que nunca ha pasado por su propio proceso de coaching. En mi caso antes de comenzar a adquirir la experiencia que ahora tengo, comencé por estudiar y entrenarme en programación neurolingüística, coaching personal y ejecutivo, sólo esto son 726 horas. Además y creo que es esencial, pasé por mis propios procesos de coaching personal y ejecutivo de la mano de coaches más veteranos.

—¿En qué consiste la Escuela de Coaching y Creatividad de Ibiza?

—Es un proyecto que nace del deseo de facilitar a las personas que vivimos en las pitiusas el acceso a unos aprendizajes de calidad en ámbitos profesionales que hace unos días eran innovadores y que ahora ya son imprescindibles. Marca personal, inteligencia emocional, liderazgo transformador, creatividad… son competencias en las que hoy día se distingue a unas personas de otras a la hora de acceder o mejorar en un puesto de trabajo, sea cual sea su ámbito.

Octubre y noviembre en Ibiza se presentan como una oportunidad para renovarse, reencontrarse y proyectar un mejor futuro profesional y personal. Es muy buena época para aprender creciendo desde dentro.

 
 

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

paquitaserieb
Hace más de 5 años

bla, bla, bla, bla, bla..... Háblale a un parado de larga duración de marca personal (como no sea marca blanca), inteligencia emocional (esa que perdió cuando se dio cuenta que nadie lo quería porque pasaba los cuarenta), liderazgo transformador (ese que tiene que ejercitar cada día cuando vuelve a casa con las manos vacías), y creatividad (de eso le sobra a la hora de inventar ante su familia un futuro mejor que no llega). Insisto, bla, bla, bla y para más inri el cursillete debe costar un pastón bajo la premisa: "es dinero bien invertido para mejorar tu futuro personal y profesional". Náuseas.

Valoración:-1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1