Trabajar contra viento y marea

| Eivissa |

Valorar:
preload

El pasado domingo se celebró la fiesta de Carnaval en Formentera y, como reza la crónica publicada al día siguiente por este rotativo el primer premio de carrozas, dotado con 950 euros, correspondió a Pujat al vaixell de la capacitat. Se trata de un trabajo de más de dos meses en los que se involucraron los usuarios del Centre de Día de Formentera y la asociación Pau Mayans (APMIPTEA), con sus profesionales, monitores y voluntarios. La alegoría representaba una isla de Formentera con todos sus detalles: faros, casetas varador, torres de defensa, iglesias, sembrados, carreteras, figueres y hasta pequeñas «esculturas» de algodón en las que era fácil distinguir a ovejas y cabras. Incluso, esta peculiar comparsa rindió homenaje al vaixell emblemático de la isla que hasta 1995 cubrió la ruta entre Formentera y Eivissa, La joven Dolores, recreada sobre una furgoneta.

Según explicó ayer a PERIODICO de IBIZA Y FORMENTERA la directora del Centre de Día de la isla, la licenciada en Filosofía, Ciencias de la Educación y Pedagogía por la Universidad de Deusto, Marta Uriarte, «el participar en el Carnaval 2016 tenía tres objetivos fundamentales, primero dar a conocer quiénes somos y que hacemos, a través de una línea de trabajo común entre el centro y la asociación Pau Mayans, segundo dar visibilidad al colectivo y demostrar que juntos somos capaces de realizar trabajos espectaculares independientemente de nuestras capacidades y tercero, integrarnos en las actividades lúdicas de la isla, contra viento y marea».

Cabe destacar que usuarios y monitores del Centre de Día de Formentera ya han participado en diferentes ocasiones en actividades como la decoración del árbol de Navidad de la Plaza de Sant Francesc, en la confección de adornos especiales y hasta de «ceniceros portátiles», realizados con los cuellos y tapas de botellas de agua mineral y que fueron repartidos entre residentes y turistas en la pasada edición del «Día del Turista, 2015».

El Centre de Día

Fue inaugurado el 14 de marzo de 2011 en un recinto colindante con el Hospital de Formentera en las afueras de Sant Francesc Xavier y promocionado por la entonces Consellería de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración del Govern Balear con un coste total de 4,7 millones de euros. Si bien cuenta con plazas para 60 usuarios, en este momento son 25 las personas que acuden a este servicio abierto de lunes a viernes de 08.00 a 17.00 horas.

La unidad asistencial dispone de un presupuesto anual de 400.000 euros para su mantenimiento, tanto del edificio como del personal, ya que dispone de un total de 15 trabajadores entre terapeutas, auxiliares de enfermería, geriatría, limpieza, cocina y conductores para el traslado de los usuarios.

Según Marta Uriarte, «contamos con un área de mayores con diferentes grados de dependencia, algunos con cuadros de Alzheimer, demencia o con problemas de movilidad, y en este momento se trabaja con 18 usuarios; a lo que sumamos otra zona destinada a personas con, por ejemplo, Síndrome de Down o enfermedades neurodegenerativas, entre otros casos y que suman un total de diez personas».

Igualmente Uriarte apuntó que la línea de trabajo con los usuarios en la primera de las áreas mencionadas se centra en, «mantener su autonomía y su calidad de vida, a través de la estimulación cognitiva, el trabajo ocupacional y la gimnasia corporal».

Mientras, con los usuarios del segundo sector «se realizan tareas para promover la adquisición de habilidades pre laborales para poder montar, por ejemplo, un taller ocupacional ya que la visibilidad de lo que ellos realizan les aporta un estímulo muy importante».

Asimismo el servicio cuenta con una psicóloga que asesora a las familias de los usuarios y, además se están programando otro tipo de servicios como la atención en materia de Podología, para aquellos mayores dependientes que lo necesiten, aunque no sean usuarios habituales del Centre de Día.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.