Una colmena de abejas con muchas historias que contar

| Eivissa |

Valorar:
preload
Los trabajos se hicieron ayer por la mañana en una finca que hay junto al observatorio de Puig des Molins. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

Los trabajos se hicieron ayer por la mañana en una finca que hay junto al observatorio de Puig des Molins. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

Muchas son las personas, tanto residentes como visitantes, que al pasear por los campos de Ibiza se habrán tropezado alguna vez con unas curiosas construcciones abandonadas de baja altura realizadas con lápidas de piedra y troncos sin saber muy bien exactamente qué es lo que tenían ante sus ojos. Seguramente sorprendidos se habrán preguntado cuál es la utilidad de dichas edificaciones sin caer en la cuenta de que se trataba de unas caseres d’abelles hechas al estilo tradicional.

Datada su presencia en la isla desde los tiempos de los asentamientos púnicos, actualmente, la mayoría de estas colmenas de abejas de estilo tradicional han caído en desuso, siendo abandonadas y olvidadas entre la maleza como mudos testigos de la importancia que tuvo en su momento para los isleños una actividad tan esencial y antigua como la apicultura. Por tal razón, el Institut d’Estudis Eivissencs (IEE), en estrecha colaboración con el Museu Arqueològic d’Eivissa i Formentera (MAEF), en su empeño por rescatar y defender el patrimonio histórico y cultural de Ibiza, han recuperado una de estas colmenas tradicionales de una finca de Benimussa con el objetivo de reconstruirla en el Puig des Molins, poniéndola en valor para que los visitantes y escolares puedan aprender cómo se utilizaban para la obtención de la miel y conozcan los detalles de esta inmemorial actividad económica.

En este sentido, Benjamí Costa, director del MAEF, explicó que «el Puig des Molins además de una necrópolis fenicia, púnica y romana tuvo desde la Edad Media un pasado muy centrado en la explotación agrícola de sus recursos naturales y en el pastoreo de los rebaños que no se ha tenido hasta ahora muy en cuenta». Por eso desde el museo se pensó sería «una buena idea» recuperar los testimonios de este pasado agrícola «como un valor añadido a este yacimiento que es Patrimonio de la Humanidad».

Además, Costa añadió que «la iniciativa del IEE de recuperar el legado material de una tradición tan antigua en Ibiza como la apicultura, que está en riesgo de desaparecer, y de reconstruir aquí una colmena tradicional «es una idea que consideramos digna de apoyar, pensando sobre todo en su conservación y en ponerla en valor para las visitas y para los grupos escolares que vienen a hacer sus actividades y talleres».

«Homenaje a los apicultores»

Por su parte, Marià Mayans, presidente del Institut d’Estudis Eivissencs, indicó que «la recuperación de este panal es un pequeño homenaje pensando en apoyar el gran trabajo que realizan los pocos apicultores que todavía quedan en Ibiza, porque sin esa labor la vida en los campos no sería la misma que conocemos». En este sentido resaltó que cada año desde el IEE se intenta promocionar un producto de la tierra y en esta ocasión le ha tocado a la miel. «Ésta es una de las caseres tradicionales de la miles que había en Ibiza antaño repartidas por los bosques y hoy desgraciadamente la mayoría están ya casi derruidas por el abandono y se están perdiendo», destacó Mayans, quien recalcó la importancia de que «todo el mundo pueda saber cómo se hacían, cómo funcionaban y puedan verla tal y como eran en su día».

Esta colmena tradicional, recuperada y puesta en valor como el tesoro histórico que representa, ha quedado enclavada para su disfrute público junto al Observatorio Astronómico de Ibiza, y se completará próximamente con un panel didáctico e informativo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.