0

PENYA CIUTADELLA: 1

FORMENTERA: 3

El Formentera reaccionó a tiempo. El equipo de Tito García logró su primera victoria de la temporada tras remontar en el campo del Penya Ciutadella gracias, sobre todo, al acierto de Juan Antonio. El delantero visitante firmó un doblete en apenas un minuto para hacer estéril el tanto inicial de los menorquines y evitar un segundo tropiezo consecutivo.

El partido no empezó con los típicos primeros minutos de tanteo. Los dos equipos pudieron desnivelar la balanza en los tres primeros minutos. De primeras se vio un gol anulado al Penya. Juanjo se adelantó a su defensa y superó al meta por alto, pero otro zaguero sacó el balón de la línea y y Kelio empujó el balón a la red en fuera de juego. El Formentera no tardó en replicar. Kiko, en un saque de esquina rozó el 0-1.

El conjunto formenterense era superior técnicamente y manejaba mejor el balón. El Penya trabajaba bien y contenía los intentos rivales con una buena labor defensiva comandada por Raúl. Con todo, en una de las idas y venidas llegó el gol de Carlos. Recuperación local, balón hacia Carlos y éste, rodeado por tres rivales, se inventó el gol de la jornada. Luchó y galopó entre sus rivales para adentrarse en el área y mandar el balón a la escuadra.

Al larguero

El Formentera, como equipazo que es, siguió intentando llegar a la meta de Noel sin éxito a excepción de dos tiros en la misma jugada que casi acaban en gol. Primero, Noel desvió bien un lanzamiento de Willy y, luego, vio cómo el larguero repelió el disparo de Lolo en el minuto 24. En el último cuarto de hora no se vio nada destacable.

La agresividad y convicción con la que salió el Formentera en la segunda mitad empezó a decantar el partido. En el 47, Juan Antonio ya avisó de sus intenciones. El Formentera tenía el esférico en su poder y tuvo su recompensa con el empate, beneficiado de la poca contundencia defensiva del Penya. Pero lo que llevó la decepción a la grada fue el 1-2 justo un minuto después. Error claro de Raúl y Juan Antonio firmó su doblete particular.

Las esperanzas de puntuar se fueron de golpe. El Penya ya no tuvo fuerzas para retornar al partido. El Formentera jugaba de maravilla y tuvo más ocasiones para aumentar la diferencia. Lo intentó Vadell con cambios de piezas y de posición, pero el cuadro menorquín estaba noqueado. Es más, a poco del final, el debutante Gabri puso la puntilla con un gran control y definición para certificar de forma definitiva una remontada revitalizante.