Los jugadores del equipo ibicenco celebran un punto. | Toni Escobar

0

RÍO DUERO: 0

USHUAÏA: 3

El Ushuaïa Ibiza Voley se impuso por 0-3 al Río Duero en un partido en el que fue de menos a más. Tras una primera manga que estuvo a punto de ceder, el equipo amarillo se convirtió en un ciclón que arrasó la pista soriana.

El primer set fue de infarto. La igualdad fue la tónica dominante desde el principio. En los momentos clave se pasó de un 16-16 a un 21-17, lo que obligó a Marcelo de Stefano a pedir tiempo muerto. La diferencia se acortó a dos (23-21) y fue entonces el cuadro local el que paró el partido. Oriol puso a los suyos a un punto de hacerse con el primer set (24-21), pero el orgullo de los amarillos salió entonces a relucir y, con un parcial 0-4. Hasta seis bolas de partido necesitaron los pitiusos para cerrar la primera manga por 29-31, en una lección de fe.

El segundo juego poco tuvo que ver con el anterior. A pesar de que los locales llevaron la iniciativa y se escaparon de tres (8-5), lo cierto es que cuando el Ushuaïa Ibiza Voley metió la quinta dejó sin ideas a su rival. Con un parcial 1-7 (9-12) se marchó con ventaja al tiempo técnico. Pese a que el Río Duero regresó a la pista minimizando la ventaja ibicenca a la mínima expresión (11-12), los de Marcelo de Stefano volvieron a pisar el acelerador hasta un inalcanzable 13-19. Finalmente, el set se cerró por 20-25.

La tercera manga fue un paseo. El 5-10 inicial no lo frenó el Río Duero ni con un tiempo muerto. El 8-17 ya fue una barrera insalvable para un cuadro soriano que acabó hincando la rodilla por 15-25.