Fútbol - Tercera división

Un penalti salva los muebles de una Peña gris

| | Eivissa |

Valorar:
preload
El atacante peñista Winde protege el balón ante la presión de un jugador del Felanitx.

El atacante peñista Winde protege el balón ante la presión de un jugador del Felanitx.

19-02-2017 | DANIEL ESPINOSA
Un penalti salva los muebles de una Peña gris

PEÑA DEPORTIVA: 1

FELANITX: 0

Un penalti transformado por Ortiz en la recta final del partido salvó los muebles de una Peña Deportiva a la que le costó más de lo esperado superar al Felanitx, que se presentó con 14 jugadores y cuyo primer cambio fue su portero suplente actuando de jugador –los otros dos jugadores eran un quinceañero y un fichaje reciente de la Regional mallorquina–. Con la victoria, el equipo de Dani Mori saca tajada de una jornada en la que pinchó el Formentera.

El encuentro comenzó con polémica. Un rifirrafe se saldó con tarjeta amarilla para Torres y, poco después, los peñistas reclamaron penalti sobre Ortiz, pero el árbitro no lo consideró así. En cuanto al juego, los locales trataron de combinar para llegar al área rival, pero solían fallar el último pase. Tuvo que ser Terán, en una acción individual, el que probara a marcar primero, pero su disparo fue mansamente a las manos del portero.

El extremo andaluz volvió a disponer de una buena ocasión tras un taconazo de Ortiz, pero Iván le acabó robando el balón cuando se disponía a chutar. Los mallorquines, que se plantaron en la isla con dos jugadores menos en la convocatoria, no daban señales de vida en ataque, centrados más en defender que en otra cosa. Su táctica les funcionó en estos primeros 45 minutos, que se saldaron sin goles.

Tras el descanso, Dani Mori se vio obligado a mover el banquillo para buscar la reacción. Primero, dio entrada a José Carlos por Hervé. La posterior lesión de Pau le hizo dar entrada a Rubén Martínez. Su tercer cambio fue el delantero Luna, que saltó al campo por el defensa Raúl Gómez. Tocaba echar el resto para buscar el gol, pues un empate no entraba en los planes de nadie.

Terán, quién si no, volvió a tener el tanto en sus pies. Recibió la pelota en el punto de penalti y, libre de marca, chutó a los pies del meta. Menos mal que poco después el árbitro concedió una pena máxima a los locales y Ortiz no perdonó desde los once metros para dejar los puntos en casa.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.