Gabriel del Carmen se prepara para ejecutar un remate a la pista defendida por el conjunto norteafricano. | DANIEL ESPINOSA

0

USHUAÏA IBIZA: 3

CV MELILLA: 1

El Ushuaïa Ibiza Voley cumplió ayer el expediente contra el CV Melilla, al que superó por 3-1 n el pabellón Es Viver. De esta forma, el equipo amarillo se mantiene vivo en la pelea por los puestos que dan acceso a la Copa del Rey.

En el primer set, los locales comenzaron llevando las riendas del juego. No tardaron en escaparse de tres (6-3), pero los melillenses voltearon el marcador (8-9). El intercambio de golpes fue continuo y se llegó a la hora de la verdad con las espadas en todo lo alto merced al 19-19 que mostraba el electrónico. Con 23-22 en el tanteador, un punto de Borges, que ayer fue el máximo anotador con tantos, y un error en ataque de Castellano brindaron la primera manga a los jugadores de Marcelo de Stefano.

En el segundo juego, los ibicencos no salieron tan enchufados y eso les pasó factura con un 1-4 de inicio, lo que obligó a Marcelo de Stefano a pedir tiempo muerto para evitar una sangría. A pesar de que, acto seguido, la diferencia creció hasta los cuatro puntos de desventaja (1-5) con el segundo error de juego de los locales, el Ushuaïa comenzó a mejorar sus prestaciones y remontó con un punto de Borges que supuso el 14-13. A partir de entonces, metió la directa hasta hacerse con el set por una máxima diferencia de seis tantos (25-19).

El cuadro amarillo pareció salir dispuesto a sentenciar el partido por la vía rápida al colocarse 5-2 en el tercer set, pero los norteafricanos no arrojaron la toalla, remontaron (7-8) y el encuentro entró en otra fase de intercambio de golpes en la que cualquiera pudo ganar. Los locales dispusieron de una pelota de partido (24-23), pero los visitantes forzaron la cuarta manga al hacerse con la tercera por 25-27.

El cuarto juego comenzó siendo un paseo militar para el Ushuaïa, que mandó siempre en el marcador y se puso 22-15 arriba. Sin embargo, con 24-20, el Melilla fue capaz de hacer tres puntos seguidos tras dos errores en ataque de Borges y un bloqueo ganador de Monfort. De Stefano pidió tiempo muerto y, tras reanudarse el duelo, Del Carmen sentenció con el 25-23.