Fútbol / Segunda División B

Tres puntos a base de sacrificio

Un tempranero gol de Davo brinda la victoria a una UD Ibiza que se empleó al máximo en defensa contra el Atlético Levante

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Kwasi Sibo, centrocampista de la UD Ibiza, persigue a un rival durante el partido de ayer.

Kwasi Sibo, centrocampista de la UD Ibiza, persigue a un rival durante el partido de ayer.

Un tempranero gol de Davo brindó los tres puntos a la UD Ibiza en su debut en la temporada 2020-21. Una acción a balón parado decantó la balanza en favor de los celestes, que tuvieron que sufrir más de lo esperado contra el Atlético Levante, sobre todo cuando se quedaron con un hombre menos a falta de un cuarto de hora para el final por la expulsión de Ángel Rodado.

A los dos minutos de comenzar el partido, una acción de estrategia permitió a los unionistas adelantarse en el marcador. El centro servido por Cirio lo peinó Rodado para que Davo marcase en el segundo palo.

Los azulgrana no le perdieron la cara al partido y pudieron empatar poco después, en el minuto 10, pero el larguero se interpuso en el disparo de Sevikyan. A la media hora de juego, los levantinistas tuvieron otra buena oportunidad para nivelar la contienda, pero el disparo de Blesa se marchó cruzado y Soberón no llegó por muy poco a meter la punta de la bota en el segundo palo. Al filo del descanso, Germán detuvo un cabezazo de Soberón. Fue la última acción reseñable de este primer tiempo.

En la segunda mitad, el equipo de Juan Carlos Carcedo se empleó a fondo en defensa para no conceder ocasiones a su contrincante. En el minuto 59, Ekain y Sibo entraron por Javi Pérez, que tenía amarilla, y Javi Lara, que había actuado de mediapunta. Poco después saltaron al campo Karim y Cirio por Fran Grima y Davo. Precisamente el marroquí dispuso de la única oportunidad de los visitantes en esta segunda parte, en un disparo que se marchó alto.

En el 75, la victoria se le complicaba a la Udé al ver Rodado la segunda amarilla, las dos amonestaciones por golpes con el codo. El míster celeste dio entrada entonces a Pardo por Mateo, titular como casi toda la pretemporada, para dar más consistencia a la zaga. Lo cierto es que el Ibiza se mostró enorme a la hora de defender y Germán no tuvo trabajo.

Un tímido disparo de Soberón en el 90 fue lo único digno de mención en esta recta final, en la que los de Vila mantuvieron su puerta a cero para sumar la primera victoria del curso.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.