Varios jugadores de la UD Ibiza, ejercitándose durante un entrenamiento. | Arguiñe Escandón

0

El fútbol regresa a Ibiza tras Navidad. Can Misses acogerá esta tarde (16.00 horas) su primer partido del año 2022. El último clasificado, el Alcorcón, pone a prueba el efecto Jémez. Los celestes no ganan en casa desde el mes de octubre. La racha es demasiado larga y urge cortarla si se quiere empezar a mirar hacia los puestos de arriba.

En esta pequeña crisis celeste como locales, llega a Ibiza el peor equipo de la categoría. El Alcorcón no levanta cabeza y a estas alturas de la temporada solo tiene once puntos en su casillero y está a 13 de la salvación. Por tierras madrileñas ya han pasado tres entrenadores. Fran Fernández llegó ya hace nueve jornadas, pero todavía no conoce lo que es ganar –cuatro empates y cinco derrotas–. La racha se alarga más lejos aún ya que los alfareros encadenan ya 13 jornadas sin sumar los tres puntos.

Para los de Fran Fernández el partido de Ibiza es poco menos que una final ante unas urgencias enormes que les hacen ver un futuro muy negro si no cambian la dinámica cuanto antes.

Seguir creciendo
En cuanto a los celestes, se espera que el equipo de un pasito más en la evolución que Paco Jémez pretende. En Fuenlabrada se empezaron a ver las primeras pinceladas con una defensa adelanta, un equipo más ofensivo y con un juego de pases más verticales.
Otro aspecto a tener en cuenta es que la Udé ha superado ya el brote de COVID-19 y Jémez cuenta ya con toda la plantilla disponible a excepción de Gálvez que sigue con problemas musculares.

Aunque recuperará muchos efectivos, Jémez podría tener una idea continuista después de haber logrado la victoria en su estreno como técnico. Se espera que Álex Domínguez siga en la portería tras haber hecho una buena actuación en su debut liguero. Tampoco sería de extrañar que se repita la misma defensa, aunque aquí se abre la posibilidad de que Morillas recupere su puesto en el lateral izquierdo.

En el centro del campo también hay diferentes alternativas. Desde su llegada, Jémez ha dejado claro su intención de recuperar a Pape Diop y mostró su conformidad con la actuación del pasado fin de semana. Lo lógico sería que volviese a jugar. Junto a él podría volver a intervenir Javi Lara o bien regresasen al once Manu Molina o Javi Pérez.

Para la zona de ataque se espera algo muy similar a lo de Fuenlabrada donde Guerrero, Herrera y Castel fueron de la partida.