0

El Formentera ha dado este domingo en Santa Eulària un golpe encima de la mesa. Los rojinegros han ganado y con contundencia en un campo en el que no había ganado nadie y desdibujaron a una Peña Deportiva que nunca se ha sentido cómoda sobre el terreno de juego. El 0-3 puede ser un resultado abultado, pero si alguien ha merecido ganar esos han sido los de Míchel Alonso que han demostrado porque son un líder sólido.
El partido comenzó con ritmo, con una Peña que quería llevar la iniciativa y un Formentera que no se amilanaba. Los 10 primeros minutos pasaron en un visto y no visto y las principales llegadas fueron locales, pero sin poner en apuros a Óscar Santiago.
Los minutos iban cayendo y la igualdad era total. Ninguno de los dos equipos podía superar al otro. Era una auténtica batalla táctica entre dos equipos de un nivel muy similar que querían hacer daño al otro, pero sin descuidarse demasiado. Había intensidad, pero sin oportunidades de gol. La mejor hasta el momento llegó en el minuto 25. En un saque de esquina a favor del Formentera, Iñaki salió mal, pero Gorriz no logró encontrar portería con su remate forzado.
Mucho más clara fue la ocasión que marró Julen Ekiza en el 31. Karim recibió en la banda derecha para poner un gran centro hacia su compañero que estaba completamente solo en el segundo palo. Ekiza remató de primeras, pero de manera muy defectuosa. La oportunidad era inmejorable, pero el marcador no se movió.
Al descanso se llegó con el 0-0. Con el paso de los minutos el encuentro se espesó más, pero se podría decir que en la batalla táctica el Formentera se estaba imponiendo pues la Peña estaba ofreciendo una imagen muy diferente a la que es habitual en el Municipal.
Tras el paso por vestuarios, los locales salieron más entonados y las primeras llegadas fueron suyas. Muy cerca del palo se marchó un buen disparo de Cristeto cuando se alcanzaban los 10 minutos de la reanudación.
Había salido bien la Peña, pero lo que llegó fue el gol del Formentera. En el 57, Costa no acertó a despejar un centro de Gorriz desde la derecha. El grave error hizo que el balón le llegase a Karim que remató de primeras, pero se encontró con una sensacional parada de Iñaki. El extremo rojinegro tuvo fortuna, pues el balón le volvió a él mismo que esta vez sí, con el portero ya en el suelo puso el 0-1 en el marcador. Manolo González reaccionó y dio entrada al césped a Lucas Alcázar y al nuevo fichaje Álvaro Salinas.
El intento de reacción fue abortado por Prada con un sensacional lanzamiento de falta en el 65. El lateral sorprendió a todo el mundo con un disparo muy lejano cuando se esperaba un centro. La potencia del disparo a la escuadra superó a un Iñaki que estaba adelantado. Acto seguido, Gorriz marcaba el tercero, pero estaba adelantado y el linier señaló el fuera de juego.
Con el 0-2 en el marcador, la Peña intentó meterse en el partido, pero lo cierto es que apenas inquietó al Formentera. Los rojinegros demostraron porque son los líderes de la categoría. Su solidez defensiva se impuso una y otra vez al ataque de los de la Villa del Río. Así fueron pasando los minutos, sin sufrir. No solo no sufrieron, si no que, en el tiempo de descuento, Javi Sánchez en una acción individual cerró el encuentro marcando el 0-3.
El Formentera dio un golpe encima de la mesa y cierra la primera vuelta como campeón de invierno. En la pitiusa sur se atreven a soñar con todo y tienen argumentos para hacerlo.