Una imagen del entrenamiento de la escuela municipal de atletismo y del Club Atletisme Pitiús, ayer en Can Misses 3, con la UD Ibiza en el césped.

7

Vuelta a las andadas. El seno del Club Atletisme Pitiús (CAP) y la escuela de atletismo no están nada contentos tras ver cómo les han variado sus horarios de entrenamiento repentinamente las tres últimas semanas, la última vez en el día de ayer. A las 12.00 horas, el Patronato de Deportes notificó que la UD Ibiza entrenaría por la tarde y, por tanto, los atletas no podían hacer uso del césped, lo que trastocó los planes de los lanzadores y de la escuela a apenas unas horas de celebrar su sesión.

El CAP está especialmente molesto por el hecho de que se les ha dado un papel secundario, anteponiendo los intereses del fútbol. No consideran de recibo tener que variar la planificación de los atletas con un margen de apenas unas horas y que estos sufran este perjuicio. Los lanzadores tuvieron que cambiar su entreno de ayer a hoy.

Además, el dolor es mayor al considerar que el alcalde, Rafa Ruiz, faltó a su palabra. No en vano, recuerdan que el edil publicó en su día en Twitter que los atletas tendrían el uso exclusivo de la instalación por la tarde, algo que, por otra parte, no es realmente así si se tiene en cuenta lo que dice el convenio de cesión de uso de Can Misses.

«El acuerdo cede a la UD Ibiza el uso central de la pista sólo por las mañanas, y sin interceder con los atletas que hacen uso de la pista se tomarán todas las medidas de protección correspondientes. El resto del día, los atletas tienen el uso exclusivo de todas las instalaciones y podrán hacer uso también de la parte central de la pista, que contará con un césped natural mejor que el anterior y bien cuidado», apuntó Rafa Ruiz en su momento.

En el convenio se cita lo siguiente: «En relación al uso de la parte central de la pista de atletismo, los entrenamientos del primer equipo de la UD Ibiza deberán realizarse, salvo excepción autorizada expresamente por el Patronato Municipal de Deportes, en horario matinal (de 08.00 horas a 15.00) y durante su utilización no podrán perjudicar el normal ejercicio del resto de actividades deportivas que se realizan en la instalación». El CAP, en cambio, sí que está viendo perjudicadas su actividades. De hecho, ya no se trata sólo de estos cambios repentinos de horarios a los que el Patronato le somete, sino también hay que tener en cuenta que los lanzadores han pasado de entrenar cuatro días a sólo dos.