Los jugadores del CD Ibiza celebran el gol de Marquitos. | Marcelo Sastre

0

CD IBIZA: 2

FORMENTERA: 1

El CD Ibiza se impuso ayer en Can Misses III al Formentera en un derbi vibrante. Los locales fueron mejores en la primera parte, en la que hicieron dos goles, y luego supieron sufrir ante un líder que se fue a por todo con el empate y probablemente lo pudo merecer. Al final los tres puntos se quedaron en Vila para que los de Raúl Garrido se lleven una inyección de moral y miren hacia arriba.

Los primeros compases fueron de igualdad. Dos equipos que se medían sin arriesgar. Ninguno de los dos conseguía tener la pelota ante la alta presión del rival. Imprecisiones y sin ocasiones de gol cuando se superaba el minuto 10. La primera oportunidad llegó al cuarto de hora de juego. Un balón al espacio para Soler dejó a Óscar Santiago a media salida, pero el disparo del lateral no encontró portería.

A los 20 minutos de juego, se adelantaron los locales. Juan Delgado recibió y envió en largo para poner a correr a Soler. El carrilero, recortó y mandó el balón al segundo palo, donde Marquitos hizo un control exquisito. El 10 paró el tiempo y se fue de Lizárraga por la línea de fondo para dar un pase al corazón del área, donde Juan Delgado, que había iniciado la jugada, marcó a placer.

Dos minutos más tarde, sin apenas tiempo para reponerse, el Formentera encajó el segundo. En esta ocasión, se intercambiaron los papeles. Juan Delgado se coló en el área. Se marchó con calidad de Jaguar y le regaló el gol a Marquitos, que la empujó ante un Óscar Santiago que no pudo hacer nada. 2-0 en el minuto 22.

El CD Ibiza estaba desatado y, poco después, Soler se volvió a ir por la derecha para poner un centro preciso a Juan Antonio, que completamente solo dentro del área no encontró portería.

La primera buena ocasión del Formentera llegó en el 36. Tras una acción a balón parado, el cuero le llegó a Diego Prada que recortó y soltó un zurdazo muy centrado que no supuso demasiados problemas para Marcos Contreras. Un Prada que poco después cayó lesionado en una carrera con Soler. En su lugar entró Theo Chendri, que con su calidad para asociarse cambió el partido.

En el segundo acto, la primera llegada de peligro fue para los de Vila en una acción en la que Marquitos volvió a dejar muestras de su calidad para filtrar el balón a Bengoetxea, cuyo centro fue bloqueado cuando Juan Delgado espera en boca de gol.

En la acción siguiente, el Formentera reclamó penalti en un posible derribo de Samu Pinto sobre Javi Sánchez, que recibió en el área un buen pase de Chendri. El árbitro que estaba cerca de la jugada no vio nada. Poco después, volvió a aparecer Javi Sánchez cuyo disparo no encontró portería.

Empuje visitante
Los de la pitiusa sur habían salido a meterse en el partido y el paisaje era otro. Raúl Garrido buscó reforzar el centro del campo y dio entrada a Jaume Villar, mientras que Míchel Alonso puso toda la carne en el asador con un triple cambio. Ekiza, Iago Novo y Prado saltaron al césped en una modificación muy ofensiva.

Los minutos iban cayendo y el marcador no cambiaba. El Formentera no encontraba el camino ante un CD Ibiza que guardaba el resultado y trabajaba bien en defensa. Garrido hizo debutar también a Omar de la Cruz que entró en la recta final del choque.

En el 81, pudo llegar el gol visitante en un buen disparo de Karim que se estrelló contra el palo de la portería defendida por Marcos Contreras. Un minuto más tarde fue Gorriz quien lo intentó con un tiro que tocó en un defensa y se fue a córner. En el saque de esquina se le perdió la ocasión a Miguel Prado, cuyo remate se fue muy cerquita en la mejor ocasión de los formenterenses.

Lo buscaban los rojinegros, ayer de amarillo, y lo encontraron en el 85 con un gran remate de cabeza de Gorriz. Javi Sánchez puso un servicio desde la derecha y el espigado delantero buscó el balón para ponerlo donde no llegaba el portero local.

El empate estuvo muy cerca en el 87. En un saque de esquina tras un primer remate el balón le llegó a Karim en el segundo palo que lo estrelló contra el travesaño y acabó despejando la defensa en la misma línea. Un minuto más tarde era Marcos Contreras el que volaba para privar del doblete a Gorriz. Apretaba y mucho el Formentera.

El CD Ibiza tuvo la sentencia en las botas de Simeone. El argentino condujo una contra y cuando llegó al área soltó un latigazo que obligó a Óscar Santiago a hacer una buena parada.

Cinco de descuentos y el Formentera atacando con todo. Lo intentaron hasta el final una y otra vez, pero sin éxito. El Cedé resistió y se llevó tres puntos de un gran valor.