El polaco Mateusz Bogusz presiona a un jugador del Málaga durante el partido del sábado, en el que se lesionó. | Carlos Guerrero

0

Mateusz Bogusz, jugador de la UD Ibiza, ha dicho adiós a la temporada. La lesión que sufrió el sábado durante el partido contra el Málaga le obligará a pasar por el quirófano después de detectarse que tiene una «rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda», según comunicó ayer el club de manera oficial. «El jugador será intervenido quirúrgicamente en los próximos días», agrega la entidad celeste en su escueto comunicado.

El polaco se perderá lo que queda de liga. Y es que este tipo de lesiones suelen conllevar un periodo de baja de entre cuatro y seis meses. El ligamento cruzado anterior evita que la tibia se desplace hacia delante con respecto al fémur. Cuando la lesión es grave, se recomienda la intervención quirúrgica, sobre todo en el caso de deportistas de elite como son los jugadores de fútbol.

Bogusz, internacional por Polonia en las categorías sub-19, sub-20 y sub-21, llegó este verano a la Udé en calidad de cedido, procedente del Leeds United, que es el que posee los derechos del futbolista. Ya tenía experiencia en la Liga SmartBank, pues la campaña pasada había militado en las filas del Logroñés.

Este curso, el atacante estaba siendo uno de los jugadores más destacados del equipo ibicenco. Ha contado con un total de 1.373 minutos en Liga, repartidos en 20 partidos, en los que marcó cuatro goles y dio siete asistencias. En Copa del Rey sumó otros 97 minutos en dos encuentros. Sus guarismos son claramente superiores a los del ejercicio anterior, en el que solamente había transformado una diana y repartido una asistencia de gol en 24 duelos (23 de Liga y uno de Copa).