Ekain celebra el gol que abrió la lata contra el Eibar en el partido de anteayer en Can Misses. | Marcelo Sastre

0

El regreso de Ekain Zenitagoia ha sentado como agua de mayo. El de Durango ha sido de los más destacados de la UD Ibiza en las dos últimas jornadas y su participación ante el Eibar resultó crucial para poner fin a una racha de cinco jornadas consecutivas sin ganar.

Condenado al ostracismo en una ‘era Jémez’ en la que su cifra de minutos casi podría catalogare como residual, el atacante ha renacido como el ave Fénix para aportar un soplo de aire fresco al conjunto celeste. Lleva dos partidos seguidos viendo puerta y su tanto ante los armeros abrió el camino de la victoria ante el líder de la categoría anteayer.

Ekain es un futbolista al que le caracteriza su capacidad de trabajo y sacrificio constante. No es el más técnico ni el más espectacular, pero sus cualidades se han convertido en una tabla de salvación cuando peor estaban las cosas. Y Jémez supo apostar por él a tiempo.

El vasco había actuado en 19 de los primeros 21 partidos, cuando Juan Carlos Carcedo estaba al frente de las operaciones. Sin embargo, su papel cambió por completo con la llegada del cordobés. Como muestra, un botón: seis suplencias consecutivas y ningún minuto entre la vigesimosegunda y la vigesimoséptima jornada, las primeras del andaluz como entrenador.

El actual técnico unionista necesitó siete partidos para darle la alternativa. Lo hizo en la vigesimoséptima fecha liguera, cuando le brindó los últimos 31 minutos en Tenerife. A partir de entonces, encadenó cuatro participaciones seguidas, saliendo siempre desde el banquillo: 12 minutos contra el Huesca, cuatro ante la Ponferradina y 45 frente al Leganés. En total, 92 minutos, es decir, prácticamente los de un partido completo, pero repartidos en cuatro encuentros. Luego, volvió a quedarse sin participar ante el Girona y la Real Sociedad B.

Cambio de guion

Ante el Amorebieta, todo cambió. En uno de los peores partidos de la Udé esta temporada, Ekain entró al terreno de juego de inicio en la segunda parte. Sustituyó a Sergio Castel, que se lesionó, y sólo necesitó cuatro minutos para pedir paso al transformar el momentáneo 1-1.

En ese tanto, el de Durango se desmarcó a la perfección y mandó a la red un pase en profundidad de Cristian Herrera, su mejor socio en ataque en los últimos días. No en vano, el canario también fue su asistente en la diana que el vasco, titular anteayer por primera vez desde el cambio de entrenador, transformó para abrir la lata ante el Eibar. Una vez más, Ekain vio puerta nada más arrancar la segunda mitad –poco antes de cumplirse los dos minutos de juego– y tras una gran acción individual de Herrera que el ‘10’ celeste envió a la red.

Su buen hacer se ha ganado los elogios del propio Paco Jémez. «No sólo se está reivindicando con goles, que para un delantero es lo más importante. Para mí, lo más importante es el trabajo que nos da. Es un chico que tiene capacidad de esfuerzo, de repetir carrera, de presionar él solo, de darnos salida, de aguantar el balón arriba y darnos un respiro... Es completísimo. Es un chico que ha tenido que esperar su momento y su oportunidad, pero siempre lo ha hecho de una manera muy humilde y trabajadora. Me alegro de que ahora pueda recoger los frutos y podamos disfrutar de él como delantero», dijo el técnico de la UD Ibiza, que ha visto cómo Ekain recupera los galones.