El Maxi Dolphin 65 ‘Gymir’ de Francesc Roig, en plena acción. Foto: ALFRED FARRÉ

0

Las travesías de la edición de 2022 de la regata de la Ruta de la Sal se han caracterizado por ser muy rápidas. Esto se debe a la baja barométrica que se estableció al sur de Ibiza que hizo que las flotas salidas desde el Club Marítimo de Port Ginesta, en Barcelona, y la del Real Club Náutico de Denia alcanzaran velocidades considerables de crucero.

En esta bajada hacia las Pitiusas de la flota versión Barcelona, el más rápido ha sido el Maxi Dolphin 65 Gymir de Francesc Roig, que cruzó la línea de llegada en Sant Antoni de Portmany a las 01:55:39 horas de este viernes, 15 de abril. Por su parte, el primero en alcanzar la meta en tiempo real de la versión Denia fue el Vismara Mills 68 Pelotari Project de Andrés Varela Entrecanales, que cruzó la llegada a las 06:23:10 horas.

Hay que destacar que, integrado en la versión Barcelona, también navegó el catamarán checo Stellar, que participó en la categoría multicascos, alcanzando la costa oeste de Ibiza a la 1:48:10 horas.

Estos fueron los primeros en llegar, pero a lo largo de todo el día del viernes se sucedieron las llegadas al Es Náutic de las diferentes embarcaciones participantes en esta regata de altura.

Por otro lado, el Comité de competición estuvo registrando estos tiempos reales que cubren los participantes en las llegadas para proceder, en el momento de que se cierre el tiempo límite de regata, a los cronos compensados por rating que fijarán a los ganadores de La Ruta de la Sal 2020 en sus distintas versiones, así como a las clasificaciones por grupos.

MiniSal

A parte de estas dos vertientes que empezaron el jueves, este viernes partió desde  Denia la flota integrada en la MiniSal, la travesía de 55 millas náuticas con rumbo directo desde el puerto de Denia a Sant Antoni. En esta regata, la flota de 19 embarcaciones salidas se ha encontrado con unas condiciones iniciales de mar y vientos condicionada por el debilitamiento barométrico de la gota fría que ha permitido partir a los veleros, con vientos moderados de 8 nudos, rumbo a Ibiza.