Una imagen de los últimos entrenamientos de la UD Ibiza antes de poner rumbo a Burgos.

0

La UD Ibiza aún quiere pelear por la sexta plaza. Los celestes no arrojan la toalla en la lucha por acceder al playoff después de haber dejado sellada la permanencia de manera virtual la semana pasada al doblegar al Eibar (2-0) y dejar atrás una mala racha de cinco encuentros seguidos sin ganar (tres empates y dos derrotas). Paco Jémez, entrenador del equipo ibicenco, cree que se puede mantener viva esa ilusión, aunque para ello será clave ganar hoy en el campo del Burgos (16.00 horas), lugar al que va con la intención de ganar para «volver a ilusionarnos y poder soñar».

El duelo enfrenta a las revelaciones del curso, dos recién ascendidos a los que la meta de la salvación se les ha quedado corta. Ganar en El Plantío no es una misión precisamente fácil. De hecho, solamente tres equipos han conseguido salir de allí con los tres puntos en el zurrón en los 17 partidos celebrados en este escenario. Eso, para Jémez, es una motivación: «Estamos encantados de ir a un sitio donde otros no han sido capaces de ganar. Esos retos nos gustan. Entendemos que tenemos que hacer las cosas muy bien para ganar».

Una victoria permitiría a los unionistas seguir aspirando a dar caza al sexto clasificado, si bien no es una empresa fácil. De hecho, el técnico cordobés es consciente de la dificultad que entraña meterse en la fase de ascenso con lo poquito que queda de curso. «Hay muchos equipos por delante. Las diferencias son de dos partidos y medio prácticamente a falta de siete jornadas por jugar. Todo depende de lo que hagamos nosotros. Si somos capaces de enganchar tres victorias seguidas, nos vamos a meter ahí», declaró ayer Jémez en rueda de prensa.

El adversario

Sobre el rival, indicó que está cuajando «una temporada fenomenal». «Prácticamente se ha salvado y en casa ha labrado todos sus méritos. Es un campo bonito, donde la gente achucha y hay un buen ambiente de fútbol», continuó.

El preparador cordobés dejó claro que su equipo se entregará hasta el final independientemente de que hayan logrado la permanencia virtualmente y pudiera disiparse el sueño del playoff: «Hay cosas más importantes que quedar sextos u octavos, y es la profesionalidad. Tenemos mucha gente a la que atender cuentas. Como entrenador estaré pendiente de que nadie crea que esto se ha acabado un mes antes».

Los unionistas buscarán los tres puntos sin la presencia de Sergio Castel. El máximo goleador de la Udé se encuentra lesionado y es la única baja del equipo. Su puesto lo volverá a ocupar Ekain, que ha marcado dos goles en los dos últimos partidos. «Jugará él o yo», bromeó Jémez sobre la titularidad del vasco.

El equipo burgalés, a 12 puntos del descenso y ocho de los puestos de playoff, también quiere soñar con un puesto en la promoción de ascenso. Tras la derrota sufrida en Miranda de Ebro, los de Calero necesitan un pequeño empujón que rompa esa mala racha de resultados ante un equipo que ha tenido una temporada muy similar.

El Burgos necesita recuperar su mejor versión de juego y tener puntería de cara al gol, que en las últimas jornadas ha desaparecido, de ahí la mala racha de resultados. Para ello recupera a Pablo Valcarce, máximo goleador del equipo tras cumplir sanción por acumulación de tarjetas. Julián Calero no podrá contar con Saúl Berjón, que sufre una rotura fibrilar, siendo esta la única baja del partido.