Un momento del partido entre el Sant Jordi y el San Rafael, de Tercera RFEF, celebrado a principios de este mes. | Arguiñe Escandón

2

Las aguas están revueltas en el fútbol insular. El culebrón en Sant Jordi, con la directiva dividida en torno a si sellar un acuerdo con el CD Ibiza o esperar a que se pueda producir uno con la UD Ibiza, unido al más que posible descenso del primer equipo del San Rafael a Regional y al hecho de que el vínculo de este último club con la Udé tiene esta temporada como fecha de caducidad hacen que la intranquilidad reine en el ambiente. Y es que las próximas fechas van a estar repletas de movimientos que van a definir el futuro de unos y otros.

Como ya adelantó este periódico, la junta verdinegra vive un cisma total. Josep Riera, presidente del club, negoció con el CD Ibiza una propuesta de colaboración cuyas condiciones están ya sobre la mesa. Estas gestiones llevaban tiempo celebrándose y las últimas reuniones se llevaron a cabo la semana pasada. Lo que sucede es que, según ha podido saber este rotativo, otro sector es partidario de esperar una supuesta propuesta de la UD Ibiza, movimiento promovido, al parecer, por Alfonso Rojo.

La entidad verdinegra no atraviesa su mejor momento institucional y económico. La situación financiera ya obligó a la directiva a mantener un diálogo con los jugadores de la primera plantilla en plena temporada para advertirles de la crisis existente e incluso plantear alguna reducción salarial. Con este panorama, el acuerdo de colaboración con el Cedé se presentaba como una especie de tabla de salvación con el que el conjunto jordier de Tercera RFEF pasaría a ser el filial del conjunto rojillo, que milita en Segunda RFEF y está peleando por entrar en la fase de ascenso a Primera RFEF. Además, el CD Ibiza se encargaría de la gestión deportiva del club, que, eso sí, mantendría su identidad propia (directiva, escudo y colores).

La posible irrupción de la UD Ibiza, en cambio, podría trastocar el preacuerdo entre Josep Riera y Antonio Palma, presidentes del Sant Jordi y el Cedé, respectivamente. Al término de la presente campaña finaliza el acuerdo que tiene el club celeste con el San Rafael, cuyo primer equipo es actualmente el filial de los de Segunda División. Sin embargo, los rafelers, bajo la gestión de la Udé, van camino de perder la categoría en Tercera RFEF. Tienen ya pie y tres cuartos en Regional, y eso es algo que podría llevar a la entidad que preside Amadeo Salvo a buscar un acuerdo con otro club, en este caso el Sant Jordi, con el fin de mantener un filial en Tercera.

Mientras tanto, en San Rafael están pendientes de noticias de la UD Ibiza. Por ahora, no tienen ninguna. Sólo saben que este curso acaba el vínculo entre ambas partes, el cual se ha venido firmando de año en año. El club rafeler está al tanto del runrún existente y vive entre la tensión de desconocer a día de hoy por dónde pasa su futuro y la calma de ser consciente de que, pase lo que pase, seguirá trabajando por el bien de la cantera.

El apunte

Josep Riera, dos años más de mandato

A Josep Riera le quedan dos años más como presidente de la Penya Esportiva Sant Jordi. Sin embargo, no es cien por cien seguro que vaya a completar su mandato. Él es quien tiene la última palabra. Tras casi una década al frente de la entidad verdinegra, hace ya tiempo que comentó en su círculo cercano que cabe la posibilidad de poner fin a su etapa antes de las próximas elecciones. También se comenta que Alfonso Rojo podría estudiar la posibilidad de aspirar al cargo.