Los integrantes del HC Eivissa posan juntos para la foto de familia. | Antonio García Ruiz

0

El balonmano ibicenco vive sus años más dorados. El HCEivissa se está haciendo un hueco en el balonmano nacional después de que su primer equipo se haya asentado ya en División de Honor Plata, llegando a soñar incluso con pelear por un posible ascenso a Asobal.

Este es el buque insignia de un club que lleva siendo el referente del balonmano balear desde hace años. La familia naranja está más que consolidada en las islas y sus resultados son notorios. De hecho, en las últimas campañas algunos de sus jugadores han sido llamados por la selección española para hacer concentraciones, algo que habla y bien de la cantera de este deporte en la isla.

Al igual que para el resto de disciplinas, la pandemia provocada por la COVID-19 no ha sido sencilla para un deporte que se ha visto parada su actividad. Esta temporada, según reconocieron desde el propio club el objetivo era «recuperar al máximo posible lo que la pandemia nos había quitado». Explicaron que todavía queda mucho trabajo para hacer, pero este curso han contado con 172 jugadores entre los 6 y los 18 años. A estos hay que sumar los tres equipos sénior con los que cuenta el club de es Pratet.

Por último, la directiva del HC Eivissa aseguró: «Seguimos mirando al futuro con las mismas ganas de aprender y seguir creciendo, y estamos seguros de que con la ayuda de todos seguiremos haciendo más grande a la familia naranja».