El presidente de la Peña Deportiva, Joan Marí, posa en el campo. | Arsen Voronyy

0

La Peña Deportiva Santa Eulalia vive sus mejores años. Su presidente Joan Marí (Sant Carles, 1961) no oculta su orgullo por el crecimiento que está teniendo el club en sus diferentes secciones, pero, sobre todo, en el fútbol. La Peña juega este fin de semana la primera ronda del playoff de ascenso a Primera RFEF contra el Coruxo.

Otro playoff más. Vaya años más bonitos que vive el club.

—Sí, la verdad. Hemos pasado de jugar de vez en cuando el playoff a Segunda B a estar consolidados en esta categoría y llegar a jugar incluso un playoff de ascenso a Segunda. Ahora, jugar esta fase de ascenso a esta nueva categoría de la Primera RFEF es un premio para nosotros.

Cuando empezó la temporada veía al equipo peleando por el ascenso

—Era todo nuevo. Cuerpo técnico y jugadores nuevos. Era difícil prever algo. Sí es cierto que cuando empezó la liga, las primeras sensaciones fueron muy buenas. Luego bajamos un poco y lo pasamos mal por las lesiones que nos lastraron. Somos la Peña y no tenemos un presupuesto para que no se noten las lesiones. El entrenador lo ha gestionado muy bien y terminamos la temporada con este premio y estando muy cerca del segundo y el primero.

¿Qué espera de esta fase de ascenso?

—Veo al equipo en el mejor momento de la temporada. Se han recuperado muchos jugadores y creo que llegamos en el momento oportuno. No será fácil porque es una fase de ascenso, pero esto es un regalo para el fútbol ibicenco.

Supongo que pase lo que pase la temporada ya es un éxito.

—Sí, para mí esta temporada es un éxito, pero no solo por el primer equipo. También está el Regional jugando la fase de ascenso. El juvenil ha hecho un gran año. El fútbol base vive buena salud. Tenemos el campus del Real Madrid y a todo eso hay que añadir el resto de las secciones. Tenemos a Marc Tur, la gimnasia rítmica, el balonmano... Es un año muy bonito para la Peña Deportiva.

Antes lo mencionaba un poco. Tras unos años bajo la tutela de Raúl Casañ, parece que el relevo también ha sido un acierto.

—Los cambios son cambios y se puede acertar o no. Creo que hemos acertado con Manolo. En el club tenemos lo que tenemos y se intenta fichar barato y bueno. No es fácil, pero creo que hemos tenido mucha suerte. Hemos conseguido formar un equipo con unos pedazo de jugadores y unos pedazo de personas, que es muy importante. También quiero destacar el trabajo de Carranza en el Regional y de Raúl Gómez en el juvenil. Cuando todos remamos en la misma dirección es mucho más fácil.

Este año se ha estrenado césped que era algo que se reclamaba desde el club. Si se sube a Primera RFEF también se piden más requisitos. No sé si hay alguna actuación pensada en el estadio para el verano.

—Ese será un problema que se afrontará si ascendemos, pero hay cosas que no tienen mucho sentido. Para equipos como nosotros tener un campo de hierba natural o una capacidad de 3.000 personas no tiene mucho sentido... si metemos 300. Imagina que sube el Formentera, si tienen 3.000 de aforo, meten casi media isla en el campo.

Más allá de esto, ¿cómo ve el futuro del club?

—Lo veo muy bien. Es un club que está bien gestionado, y hay que darle las gracias a Noguera. Es un club con ganas de crecer, pero hay que tener la cabeza en su sitio y saber que también hay topes. En el futuro, cuando tengamos otro campo de fútbol, podremos seguir creciendo con la base e incluso añadir nuevas disciplinas.

Hace unos días Amadeo Salvo hablaba de tejer una especie de red con el resto de los clubes de la isla para potenciar la cantera ibicenca. No sé si la UD Ibiza y la Peña se han sentado sobre esto.

—No, no sé nada de esto, pero las relaciones con la UD Ibiza son muy buenas. Les agradecemos que nos hayan dejado entrenar en Can Misses 3 para preparar el playoff.

Más allá de eso, la UD Ibiza en Segunda; la Peña, CD Ibiza y Formentera, en Segunda RFEF, no sé si alguien en Ibiza se podía imaginar esto hace unos años.

—Era difícil de imaginar. Llevo muchos años en el club y siempre jugábamos en Tercera con algún pequeño paso por Segunda B. El fútbol se está asentando en Ibiza y es difícil porque cuesta mucho tener un club saneado. Esto hace que la isla, los aficionados, las instituciones y los patrocinadores se involucren y podamos seguir disfrutando de este crecimiento.