Una imagen de un partido del Sant Jordi. | Arguiñe Escandón

3

El CD Ibiza y el Sant Jordi no irán de la mano. Tras semanas de negociación, anoche se puso fin al asunto con una respuesta negativa por parte del club verdinegro, ya rebasada incluso la hora fijada para darla. De esta forma, la cantera de la entidad jordiera no seguirá la filosofía del Cedé y el primer equipo del Sant Jordi, que milita en Tercera RFEF, no se convertirá en filial rojillo, cuyo primer equipo está en una categoría superior.

Como ya indicó en su día este rotativo, el acuerdo pretendía ser similar al alcanzado recientemente con el Rápid CF, aunque no exactamente igual. El Sant Jordi mantendría su propia identidad, camiseta, colores, escudo y directiva al igual que ahora mismo. Eso sí, la metodología de trabajo y la filosofía deportiva pasaría a estar marcada por la entidad vilera, mirando siempre por el crecimiento de la cantera y el rendimiento de los diferentes jugadores y equipos.

El CD Ibiza está sentando unas bases sólidas en la cantera futbolística ibicenca. Además, su expansión en los últimos años ha sido brutal. Primero, logró una ‘fusión’ con el Insular. El verano pasado se sumó a la causa la Penya Blanc i Blava. Por entonces, el club periquito contaba con 12 equipos base (dos juveniles, dos cadetes, dos infantiles, dos alevines, dos benjamines y dos prebenjamines) más la escoleta. Alrededor de 250 jóvenes se unieron por tanto a la entidad rojilla.

El tercer paso en la expansión del Cedé se produjo no hace mucho con el anuncio de la incorporación del Rápid CF, con otros 120 jóvenes bajo la tutela rojilla. Víctor Coronado y Antonio Palma, presidente de los amarillos y del CD Ibiza respectivamente, lo hicieron público el pasado 18 de marzo.

El club jordier ha estado cerca de convertirse en el primero de otro municipio en firmar un acuerdo de colaboración con los de Antonio Palma. Sin embargo, no será así.

El presidente del CD Ibiza destacó este viernes que ambos clubes quedan «como amigos» y que ha sido un placer conocer a José Riera, el máximo mandatario del Sant Jordi: «Es una persona muy involucrada en su deporte y en el fútbol base de su club, y ha nacido una gran amistad. Cada club irá por su camino, pero siendo amigos. Siempre hay que quedarse con lo positivo».