Jémez da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento.

0

La temporada del debut de la UD Ibiza en LaLiga SmartBank toca a su fin. El equipo celeste cierra hoy el curso con la disputa de la última jornada, en la que se verá las caras con el Oviedo en el estadio Carlos Tartiere a partir de las 20.00 horas. Los ibicencos cumplieron su objetivo, el de la salvación, hace tiempo, pero los oviedistas se están jugando su clasificación para la fase de ascenso. Así las cosas, se espera un ambiente espectacular en las gradas y mucha tensión sobre el terreno de juego.

Que los pupilos de Paco Jémez hayan sellado la permanencia no significa que este encuentro carezca de alicientes para ellos. En función de los resultados que se produzcan, podrían llegar a acabar la competición en la undécima posición. Actualmente ocupan la decimoquinta plaza, un lugar bastante engañoso a tenor de la campaña realizada. Por eso, saldrán a por todos con el objetivo de escalar posiciones en la clasificación final.

Además, la Udé enlaza dos derrotas consecutivas y una tercera no dejaría un buen sabor de boca como broche a la temporada. Un nuevo revés supondría igualar su peor racha del curso, cuando, tras permanecer las siete primeras jornadas invicta, cayó contra el Eibar (3-1), el Cartagena (5-1) y el Mirandés (0-2).

La UD Ibiza afronta el partido con varias bajas. Manu Molina no será de la partida por sanción; Kévin Appin se encuentra concentrado con su selección, y Sergio Castel, Javi Pérez y Alejandro Gálvez están lesionados.

El Real Oviedo llega a la última jornada de liga sin depender de sí mismo pero con opciones aún de disputar la eliminatoria de ascenso, algo que intentará lograr ganando ante un Tartiere volcado con su equipo y a la espera de que Las Palmas o Girona pinchen en sus respectivas salidas a Gijón y Burgos.

Los azules afrontan esta última cita tras el varapalo de haber caído la semana pasada en el estadio de Gran Canaria, un pinchazo que metió a los canarios en puestos de playoff y quitó a los azules la ventaja de llegar al último partido de liga regular sin tener que mirar a otros campos.
Cuco Ziganda trata de centrar a su equipo en ganar al Ibiza –condición sin la que no puede optar a la promoción– y confía en que, al igual que ocurrió en la última jornada de Primera División, la de Segunda «también depare sorpresas».

El Oviedo, que necesita que Girona o Las Palmas pierdan frente a Burgos y Sporting respectivamente, lleva cuatro victorias y un empate en las últimas cinco jornadas como local y cuenta con la única baja de Pierre Cornud en el lateral tras su expulsión ante el conjunto canario.

Todo apunta a que, una vez recuperado Lucas y contando con toda la plantilla a excepción del francés, Ziganda apueste por su once de gala en casa con Obeng y Bastón en punta y un único cambio, el obligado de Mossa por Cornud en el lateral zurdo.