Moreras, Pau Pomar, Toni Peñafort y Sergio Tortosa posan con la camiseta del CD Ibiza. | Daniel Espinosa

0

Este jueves fue día de presentaciones en Can Misses 2. Por un lado, Pau Pomar, un viejo conocido que entró en el bar de la instalación saludando a todo el mundo con alegría por el reencuentro. Por otro, la de un joven con ganas de comerse el mundo. Toni Peñafort, acompañado de sus padres, se presentaba uno a uno. Dos formas muy diferentes de llegar, pero con una cosa en común la ambición y las ganas de pelear por el ascenso con el CD Ibiza.

Comparecieron acompañados del director deportivo, Sergio Tortosa, y el directivo, Toni Moreras. Este último fue el primero en tomar la palabra, mostrándose encantado por los refuerzos que llegaban a su club. Por su parte, Tortosa destacó: «Seguimos trabajando para completar la plantilla y hoy –ayer para el lector– tenemos la suerte de tener dos jugadores que nos encajan perfectamente en el proyecto que estamos montando».

Sobre Pomar, destacó la importancia de hacerse con un líder para la defensa, con experiencia y contundencia, algo que faltó el pasado curso. Sobre Peñafort: «Es un chico joven con proyección que puede jugar en los diferentes puestos de la zona de ataque. Es importante mezclar juventud y experiencia».

Por su parte, Pomar confesó que vuelve al Cedé «para seguir creciendo e intentar el objetivo de estar lo más arriba posible e intentar superar el puesto del año pasado».
En cuanto a las razones que le llevaron a aceptar la oferta rojilla: «Eran muchas cosas, el haber vivido aquí varios años suma, a tu familia le gusta, tener amigos en el club, la propuesta de juego.... Todo sumó y fue fácil».

Con ganas de crecer

Por su parte, Peñafort se definió como «un futbolista trabajado, que le gusta jugar en equipo. Vertical en ataque y me gusta mucho aprender de mis compañeros. Aprender un poco de cada uno te ayuda a crecer dentro del campo y como persona».

Además, se mostró con ganas de demostrar desde el primer momento, aunque reconoció que siendo tan joven «todo tiene un proceso».