Una imagen del RCDE Stadium, donde jugará tanto el Espanyol como el UE Cornellà esta temporada.

9

El Ayuntamiento de Ibiza ha defendido siempre a capa y espada que el Estadio Municipal de Can Misses tenía que ser cedido en exclusiva a la UD Ibiza y no era posible compartir su uso con un club que no militara en categoría profesional, decisión que privó automáticamente al CD Ibiza de seguir jugando ahí. Así se desprende tanto del convenio de cesión de uso de la instalación como de la memoria justificativa del mismo. Incluso Elena López, concejala de Deportes de Vila, aseguró en su día que estaba esperando un ejemplo en el que un equipo profesional y uno no profesional compartieran instalación.

Pues el ‘caso Cornellà’ acaba de desmontar todo el argumentario del actual equipo de gobierno puesto que el citado equipo catalán, estando en Primera RFEF (categoría no profesional), va a compartir instalación este curso ni más ni menos que con el Espanyol, de Primera División. Jugará sus encuentros en el RCDE Stadium, dejando así patente que sí se pueden compatibilizar partidos de fútbol profesional y no profesional en un mismo campo.

La Unió Esportiva Cornellà (UEC), a través de un comunicado que ha emitido este viernes, señala que «disputará los partidos como local de la temporada 2022-23 en el RCDE Stadium, un paso histórico y muy importante para la entidad. La UEC desea mostrar su sincero agradecimiento tanto al RCD Espanyol, la Fundació UE Cornellà, como al Ayuntamiento de Cornellà por las gestiones realizadas y que han permitido este acuerdo», agrega la nota.

Andrés Manzano, director general de la entidad, apuntó que «jugar la próxima temporada en un estadio de La Liga es un paso importantísimo e histórico para la UE Cornellà». «Nos permitirá seguir compitiendo en la Primera Federación y, sobre todo, seguir haciéndolo aquí en nuestra ciudad, que era uno de nuestros objetivos principales. La nueva normativa y las limitaciones económicas reducían las opciones disponibles y finalmente estamos muy satisfechos con la solución a la que se ha llegado con el apoyo del Ayuntamiento. Estamos seguros de que es una gran noticia para nuestros abonados y aficionados, que podrán seguir disfrutando del equipo en la ciudad y hacerlo además en un gran estadio, con todas las mejoras que ello conlleva», expuso.

El informe de Bonet y López

Todo esto choca con lo que el Ayuntamiento de Ibiza ha venido defendiendo. La memoria justificativa del convenio de cesión de uso de las instalaciones deportivas de titularidad municipal a la Unión Deportiva Ibiza SAD, firmado por Elena López y José Antonio Bonet (gerente del Patronato), asegura en el punto 2, titulado ‘necesidad de instalación’, que «las exigencias de la Liga son enormes y la responsabilidad civil, de mantenimiento y deportivas que asume la UD Ibiza hace inviable compartir la instalación para otros usos en otras categorías que no sean las estrictamente profesionales».

«Los requisitos de la Liga de Fútbol Profesional obligan a que las características técnicas que debe cumplir el Estadio de Can Misses y su propio mantenimiento no sean compatibles con otro el uso por parte de otro club, por lo que se hace imprescindible que tan solo se celebren partidos de fútbol profesional», agrega ese documento público.

El escrito en sí continúa diciendo que «todo ello posibilita, a juicio de la propia Liga, que el estadio de Can Misses deba ser de uso exclusivo de la UD Ibiza, al no ser operativo su uso con otros clubes o entidades que no estén integrados dentro de la LFP». Es decir, apunta que la exclusividad es exigida por el ente futbolístico citado, algo que choca con la realidad.

Además, en el convenio de cesión de uso de Can Misses, Vila registró que «las características técnicas que debe cumplir el estadio y su mantenimiento hacen que sea una instalación destinada exclusivamente a la celebración de partidos de fútbol profesional».

Una demanda de por medio

Cabe recordar que el CD Ibiza  y el Club Atletisme Pitiús interpusieron una demanda conjunta contra el Ayuntamiento de Ibiza en junio del año pasado al verse perjudicados por sus diferentes decisiones con respecto al uso tanto del estadio de Can Misses como al de la instalación de atletismo, que pasó a denominarse desde entonces Can Misses 3.

Además, tampoco hay que olvidar que los partidos del primer equipo del Cedé fueron reubicados en Can Misses 3, donde se le ha obligado a pagar una parte proporcional del mantenimiento del césped en función de las horas de uso (partidos y entrenamientos). De esta forma, se convirtió en el único club del municipio de Eivissa que paga por usar una instalación con las condiciones mínimas para jugar en su categoría, en este caso Segunda RFEF.