Mario Ormaechea, durante un partido de la Penya Independent. | Daniel Espinosa

0

Mario Ormaechea (Barcelona, 29-06-1968) ha caído de pie en la Penya Independent. Ascendió al equipo a Tercera RFEF por primera vez en la historia y, ahora, lo ha colocado líder en solitario en dicha categoría tras dos jornadas. El técnico ve la categoría muy igualada y, pese a tener una plantilla corta que necesita reforzarse de inmediato con, al menos, un delantero centro, no descarta pelear por el playoff, sin que este sea el principal objetivo.

Dos partidos, dos victorias y liderato. ¿Esperaba este arranque?

—Sinceramente, no. La salida al campo del Constància siempre es complicada. Es grande y de césped natural, pero supimos adaptarnos a cómo se tiene que jugar allí. Fuimos superiores y ganamos con autoridad y justicia. Y este fin de semana, en casa, hicimos un partido bastante malo, pero ganamos. Es complicado también para nosotros jugar en casa porque el césped está muy mal y es un campo pequeño. Nos va a costar mucho sacar los partidos tanto fuera como en casa. Seguramente en diciembre nos cambien el césped y mejoraremos.

¿Cómo ha vivido el pueblo este debut en Tercera?

—La gente tiene mucha ilusión, muchas ganas. El pueblo está un poco en una nube porque no es tampoco normal que un equipo recién ascendido vaya líder. La gente está contenta.

¿Se puede soñar con el playoff o son palabras mayores?

—Este año hay tres equipos superiores por este orden: Manacor, Poblense y Platges de Calvià. Luego, hay siete u ocho que tienen un buen nivel. Está el Portmany, el Sant Jordi, el Llosetense, el Santanyí, el Andratx, nosotros... Estamos todos muy igualados. Un pequeño detalle puede hacer que quedes sexto y otro pequeño detalle puede hacer que acabes decimotercero. Teniendo en cuenta que sólo somos 16 equipos, se han equiparado mucho las fuerzas.

¿Cómo de contento está con la plantilla final? ¿Le ha faltado algo?

—Hemos tenido mala suerte porque firmamos a Diego Abad y se ha tenido que ir porque está lesionado. Tenemos sólo un delantero y tenemos que fichar uno. Ahora es complicado fichar, pero en eso estamos, buscando un ‘nueve’. Ha sido una faena muy gorda porque el futbolista era muy bueno.

Volvió a ejercer de entrenador en febrero. ¿Cómo se siente de nuevo en el banquillo?

—Bien. La verdad es que estoy en un club que me entiende y estoy contento. Me tratan muy bien y estoy feliz.

Tras algunas temporadas fuera de los banquillos, ¿es Mario Ormaechea el mismo de antes o es otro?

—Es distinto. Es el mismo, pero con mucha más experiencia. No me afectan las cosas que hagan o digan otros. Con la experiencia uno coge muchas tablas. Llevo muchos tiros dados y la verdad es que la experiencia es un grado. Lo que antes me afectaba un poco, ahora no me hace ni perder el tiempo, más aún de gente que ni sabe de esto.

¿Ha cambiado mucho la Tercera actual con respecto a la que usted trataba?

—Más o menos es la misma. Los campos siguen siendo pequeños, aunque se han arreglado muchos y eso hace que la categoría sea mejor. Esto siempre es lo mismo. Siempre están arriba el Poblense, el Constància, el Platges de Calvià, el Llosesetense... Luego, hay otros que en su campo son complicados.

¿Cómo ve el fútbol pitiuso actual usted que lleva tantos años metido en él?

—Muy bien. El buque insignia es la UD Ibiza y luego tenemos equipos en casi todas las categorías. El fútbol ibicenco está de enhorabuena.