Los jugadores de la UD Ibiza celebran el gol de Nolito. | Irene Arango

Can Misses los esperaba con ansía y el domingo mostraron su calidad. Nolito y Cristian Herrera están llamados a formar una sociedad que dé muchas alegrías a la afición celeste. Los dos atacantes de la UD Ibiza brillaron contra el Lugo y fueron los artífices de los tres goles que se lograron.

Nadie va a descubrir a Nolito a estas alturas de la película. El exinternacional ha sido el fichaje estrella de esta temporada y despejó cualquier duda que pudiese haber sobre su compromiso con un gran partido en el día que estrenaba titularidad. Tras jugar contra el Tenerife y el Sporting saliendo desde el banquillo, Javier Baraja decidió que era la hora de apostar por él desde el inicio.

El andaluz no desaprovechó la oportunidad y desde el primer minuto demostró que es un futbolista diferente. El físico ya no le acompaña como antaño, pero su calidad sigue intacta. Sacó un recital de pases, se asoció con los compañeros, en especial con Herrera, buscó el balón y siempre quiso ser protagonista.

Si su partido ya era bueno, pasó a ser sobresaliente cuando se llegaba al descanso. La afición había visto como el Lugo acababa de empatar y los ánimos estaban tocados. Fue entonces cuando Nolito decidió devolver la alegría. Desde que empezó a despuntar en el mundo del fútbol tiene una jugada que es marca de la casa y decidió que era el momento de mostrarla en Can Misses. Controló en el vértice del área, recortando hacia dentro para irse de su defensor. Encaró la portería y puso el balón con rosca, con calidad, lejos de un Óscar Whalley que se estiró en vano, pues el esférico era inalcanzable.
Hasta que fue sustituido siguió dejando detalles, como el gran pase que le metió a Ekain en la acción del tercer gol. Fue su gran presentación. Su primera gran noche en Ibiza y se espera que no sea la última.

Al término del encuentro se mostró feliz por los tres puntos y el gol, pero también hizo un llamamiento a tener los pies en la tierra: ««Tenemos que seguir porque cualquier equipo te puede ganar. Hubo momentos en los que el Lugo fue mejor que nosotros y hay que apretar, hay que mejorar en muchos aspectos y no venirnos arriba».

Sobre la acción de su gol, dijo: «La intención era esa, al palo largo, pero a veces sale y otras no. He tenido la suerte de que he metido y he ayudado al equipo a conseguir los tres puntos»


El despertar de Herrera

Noticias relacionadas

Si había un jugador que estaba dejando dudas, ese era Cristian Herrero. El inicio de curso del canario estaba muy lejos del final de la anterior temporada en la que acabó siendo el máximo goleador del equipo. Había dudas, pero él se encargó de disiparlas con un gran lanzamiento de falta en los primeros compases del partido.

Ese gol pareció liberar al jugador canario que asociándose con Nolito parecía el de hace unos meses. Herrera se aparecía una y otra vez para tener incidencia en el juego y tocar con sus compañeros. De ese juego colectivo llegó su doblete, cuando Ekain le puso un balón en bandeja de plata para que marcase a portería vacía y empatase con el propio jugador vasco como máximo goleador del equipo.
Al término del encuentro, Herrera destacó: «La verdad que estoy contento tanto en lo personal como en lo colectivo. Desde la primera parte salimos con las ideas muy claras de lo que teníamos que hacer y al final se nos ha dado el resultado. Contento de sumar los tres puntos en casa».

La irrupción de Nolito y el despertar de Herrera no fueron las únicas noticias positivas del domingo. El regreso de Mateusz Bogusz tras varios meses apartado de los terrenos de juego protagonizó una de las grandes ovaciones de la noche. El polaco jugó sus primeros minutos tras recuperarse de su grave lesión de rodilla.

La peor entrada desde la llegada del fútbol profesional a Can Misses

Can Misses vive sus horas más bajas a cuanto afluencia se refiere. La mejoría de resultados en el último mes no está siendo acompañada desde la grada y por segunda semana consecutiva se bate el récord negativo de asistencia al Municipal desde que se está en el fútbol profesional. Los 2.204 espectadores, según la cifra oficial de LaLiga, que se dieron cita para ver el Lugo están muy lejos de las mejores entradas que se pudieron ver a lo largo de la temporada pasada.

Es cierto que quizás las 21.00 horas de un domingo no sean la mejor hora para ir al fútbol, pero esta entrada contra el Lugo no es un hecho aislado. Can Misses venía de registrar su peor entrada en el anterior partido jugado en casa. El día del Tenerife, a las 16.15, fueron 2.390 los fieles que acudieron al estadio municipal.

Estas cifras nada tienen que ver con los 3.498 espectadores que acudieron al primer encuentro de la temporada ante el Granada. Contra el Alavés el número ya había descendido hasta los 2.855, siempre siguiendo las cifras oficiales de LaLiga.

En el club esperan que con la mejoría del juego y los resultados del equipo y el final de la temporada de verano, el estadio ibicenco vuelva a ganar afluencia en las fechas venideras. El próximo partido en casa es el jueves 13 de octubre contra el Eibar.