En el centro de Palma se han disparado los alquileres turísticos. | M. À. Cañellas

33

Los alquileres que no se declaran son el objetivo del fisco, que en Balears se centrará en los alquileres vacacionales. Esta fórmula ha crecido de forma exponencial en los últimos años a raíz del aumento de la demanda de este tipo de oferta y, al mismo tiempo, ha supuesto una fuente extra de ingresos para aquellas familias que disponen de una segunda residencia. En algunas ocasiones, se ha convertido en un negocio, pero, en muchas otras, ha servido para paliar la pérdida de trabajo de algún miembro de la familia o los efectos de la crisis.

En Balears, Hacienda está ultimando una campaña de inspección específica que se centrará, precisamente, en los alquileres vacacionales que no se declaren. Para ello, contará con la colaboración de la Conselleria de Turisme, departamento con el que ya se han mantenido y se mantienen conversaciones para entablar una vía de intercambio de información. En cualquier caso, el objetivo de Hacienda no es controlar si se trata o no de una actividad regulada sino que únicamente quiere vigilar que se declaren los ingresos derivados de un alquiler, sea de vivienda turística o habitual.

Por su parte, el sindicato de los técnicos de Hacienda Gestha prevé un mayor número de visitas, dado que el año pasado «no superaron las 5.000 en el conjunto del Estado», según su secretario general, José María Mollinedo. Explicó que, de acuerdo con sus cálculos, entorno al 40 % de los alquileres no se declaran.

Noticias relacionadas

De ahí, que la Agencia Tributaria haya empezado a recopilar información para poner fin o, al menos intentarlo, a la actividad sumergida en el mercado inmobiliario.