Joana Maria Camps declaró ante la jueza desde Ciutadella. | Josep Bagur Gomila

23

La exconsellera d’Educació Joana Maria Camps (PP) no malversó al cargar al erario público 32 viajes en avión desde Palma a su isla natal, Menorca, y pasar allí 17 fines de semana.

Esa es la conclusión a la que han llegado los magistrado de la Sección Primera de la Audiencia de Palma al desestimar el recurso de apelación interpuesto por a Assemblea de Docentes contra el auto de archivo dictado por la titular del Juzgado de Instrucción 4 de Palma, Piedad Marín.

El tribunal confirma la decisión de la jueza apoyado en la Fiscalía de Balears, que tampoco aprecia delito alguno en esos desplazamientos abonados con dinero público, y en la «actitud pasiva» de la Abogacía de la Comunitat Autònoma, que «no se sumó al recurso de apelación de los docentes».

Los magistrados, precisamente, destacan que la Comunitat Autònoma está gobernada ahora «por un partido político diferente al que representa o representaba como cargo público la querellada».

Camps, ya retirada de la actividad política, alegó que viajó de forma constante a Menorca para estar presente en actos oficiales. Asimismo, se defendió aportando documentación de los viajes realizados por las exconselleras socialistas Joana Barceló, menorquina, y Pilar Costa, ibicenca, también pagados con dinero público.

Los querellantes alegaron que Camps presentó facturas «con deficiencias e insuficientes para poder justificar los gastos» inherentes a sus constantes viajes a Menorca.