Vista general del hospital universitario de Son Espases. | Jaume Morey

1

La Sindicatura de Comptes ha detectado que el IB-Salut gastó en 2017 cerca de 200 millones más de lo que tenía autorizados y así lo hace constar en el informe de fiscalización de las cuentas del Govern relativas a ese año. El control sobre las cuentas de este organismo ha mejorado ya que hubo años en que la Sindicatura ni siquiera se atrevió a emitir una opinión sobre sus cuentas ante los sistemáticos incumplimientos de la legalidad.

Pese a ello, en el informe relativo a la gestión del año 2017 indica que se sigue actuando «sin cumplir los procedimientos legales establecidos en la normativa de contratación» y sin dotación presupuestaria para poder abonar los servicios recibidos, lo que supone un «incumplimiento de legalidad sistemático».

También hay incumplimientos generales de la ley en la gestión del gasto «que impiden concluir sobre la fiabilidad y la razonabilidad de los importes registrados por este concepto», alerta el informe.

Los miembros de la Sindicatura de Comptes, Joan Rosselló, Bernat Salvà y Fernando Toll-Messía, entregaron ayer el informe completo al president del Parlament, Vicenç Thomàs, después que ya haya pasado por un proceso de alegaciones del Govern.

Entre sus recomendaciones, los síndics sugieren a los gestores del IB-Salut que elaboren unos presupuestos iniciales «suficientes y ajustados a las necesidades reales de gasto» para evitar esos desfases que en 2017 superaron los 200 millones de euros. También aconsejan «adoptar las medidas necesarias para garantizar que la contratación se ajusta a las previsiones legalmente establecidas».

Los gastos de personal

Otro asunto en el que incide la Sindicatura de Comptes es que el Govern sobrepasó con creces el aumento retributivo al personal de la Administración, del IB-Salut y de a Agència Tributària debido, en parte, al pago de la carrera profesional. El informe indica que se produjo un «incumplimiento significativo» de los límites marcados por la ley. El Gobierno limitó esta subida al 1,1 por ciento, pero la Sindicatura ha detectado que el aumento fue del 1,87 en el IB-Salut, del 5,23 en la Agència Tributària y del 2,34 en la Administración, lo que supuso un claro incumplimiento de la ley.

En el caso del IB-Salut, el informe señala que se aumentaron los sueldos en el personal directivo por encima de lo legalmente permitido y recuerda que esta misma circunstancia se dio un año antes, por lo que la Sindicatura instó a que se les solicitara la devolución de las cantidades cobradas de forma indebida.

Por último, la Sindicatura alerta de que no existe un registro claro ni un inventario de existencias, por lo que emplaza a los gestores del IB-Salut a que extremen el control y hagan recuentos periódicos de bienes.