Imagen de la Platja de Palma con todos sus hoteles cerrados, sin turistas ni restaurantes. | P. Pellicer

6

Empresarios del sector del turismo y la hostelería reunidos por las Asociaciones Territoriales de la Empresa Familiar, entre ellas la balear ABEF, para analizar sus perspectivas en el actual contexto sanitario y económico, han solicitado al Gobierno «certidumbre» en relación con los planes de apertura de fronteras y apoyo a las empresas para paliar las consecuencias de la crisis y que puedan activar cuanto antes las contrataciones. En concreto, solicitan un calendario con fechas claras para poder realizar sus planificaciones y decisión para implementarlo con velocidad o, al menos, de forma acompasada con el resto de países europeos.

Los empresarios, entre ellas la representante de ABEF Carmen Matutes, mostraron su preocupación por el hecho de que otros países competidores están reaccionando más deprisa que España a la hora de poner en marcha medidas de activación de su sector turístico.

La jornada telemática, enmarcada en el ciclo organizado por la red de asociaciones territoriales, entre ellas la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM), la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (AEFA) y la Asociación Balear de la Empresa Familiar (ABEF).

Carmen Matutes, subdirectora de Palladium Hotel Group, señaló que abrir antes del 1 de julio supondría minimizar las pérdidas. «De no ser así, a muchos establecimientos de las Islas nos le merecerá la pena abrir», puntualizó.

Empresarios, patronales e instituciones están presionando al Gobierno central para que adelante el inicio de la actividad turística, ya que países como Italia, Croacia, Portugal, Turquía y Alemania ya han llegado a acuerdos para establecer corredores aéreos seguros desde junio a octubre.

La Mesa del Turismo, que preside Joan Molas y en la que están representadas las empresa turísticas de Balears y del resto de autonomías, ha realizado un llamamiento al Gobierno y al conjunto del sector (trabajadores, profesionales y empresarios) para reiniciar la actividad turística «cuanto antes», ya que considera que perder la temporada de verano «sería una completa calamidad».

Noticias relacionadas

Joan Molas asegura en un una carta a todo el sector que «a mediados de junio el sector turístico español debe tener la posibilidad de activarse, dando las máximas posibilidades a sus ciudadanos para retomar los viajes y a todos los turistas extranjeros de disfrutar nuevamente de sus vacaciones en España, como están acostumbrados a hacerlo».

La fecha clave para esta institución es el 15 de junio y pide al Gobierno que mire lo que están haciendo los Gobiernos de los países competidoress de España, en este caso de Balears. Pone el ejemplo de Alemania «que ha comprendido que debe reactivar el turismo y apuesta por establecer corredores sanitarios aéreos para que sus ciudadanos viajen a otros países este verano, mientras que en España se fomenta el turismo de interior».

Molas añade que «con todas las garantías sanitarias que estamos en perfectas condiciones de ofrecer, debemos volver a la actividad sin más dilación». Es por ello, que urge al Gobierno a enfocarse en recuperar el pulso económico cuanto antes, en lugar de «embarcarse en una nefasta derogación de la reforma laboral, que sólo acarreará más cierres y despidos».

En este sentido, insiste en que esta reactivación debe acompañarse de medidas que la sustenten, lo que exige decisiones políticas urgentes. La Mesa del Turismo estima que las pérdidas acumuladas hasta finales de mayo alcanzarán los 40.000 millones de euros y la cifra se doblará, superando los 80.000 millones de euros a la altura del mes de agosto si no se reactiva el turismo de forma inmediata. Y podría situarse por encima de los 120.000 millones de euros a finales de año de no recuperarse la actividad totalmente.

La representante de ABEF, Carmen Matutes, Carmen Matutes, respecto a las medidas de control sanitario, explicó que los hoteles están trabajando en una triple dirección: el establecimiento de protocolos de seguridad y protección; la inversión en nuevas tecnologías que permitan mantener las distancias entre clientes y personal; y la comunicación para hacer saber a los clientes que sus establecimientos son seguros.

En el ámbito fiscal, la Mesa del Turismo solicita una tasa de IVA reducido del 7 %, que «ayudaría a mantener la competitividad de España». Entre las propuestas para reactivar el sector también se encuentra la de eliminar de las tasas turísticas dado que «son medidas muy inadecuadas en las circunstancias presentes».